Facebook y Twitter: una nueva forma de experimentar el mundo (II)

twitter_ilustracion

Lo que esta nueva aplicación demostró es que más que convertirse en un problema para la red social, se convirtió en la razón asombrosa de su éxito[1]. En el fondo, lo que se veía en este proceso es el modo en que las normas sociales estaban lidiando con las nuevas tecnologías y aquello de lo que estas últimas eran capaces. Lo curioso es que, “Facebook users didn’t think they wanted constant, up-to-the-minute updates on what other people are doing. Yet when they experienced this sort of omnipresent knowledge, they found it intriguing and addictive”. La pregunta es, ¿por qué sucede esto? ¿No parece más bien contraintuitivo que la gente disfrute de esa sobre-exposición? Los científicos sociales han explicado este proceso a través del concepto de ambient awareness: “It is, they say, very much like being physically near someone and picking up on his mood through the little things he does — body language, sighs, stray comments — out of the corner of your eye”. Y claro, aquí ya no es solo el Facebook el que ofrece este tipo de interacción. Existen una gran variedad de sistemas de microblogging que tiene una dinámica algo similar al News Feed. La idea es que el usuario se mantiene frecuentemente posteando pequeños updates de lo que está haciendo:

“The phenomenon is quite different from what we normally think of as blogging, because a blog post is usually a written piece, sometimes quite long: a statement of opinion, a story, an analysis. But these new updates are something different. They’re far shorter, far more frequent and less carefully considered. One of the most popular new tools is Twitter, a Web site and messaging service that allows its two-million-plus users to broadcast to their friends haiku-length updates — limited to 140 characters, as brief as a mobile-phone text message — on what they’re doing”.

Se trata, pues, de brevísimos mensajes en los que se dan a conocer múltiples cuestiones a nuestros followers. Muchas personas me han preguntado cuál es la ventaja del Twitter, qué tiene de interesante. Confieso que los primeros días que lo tuve, como con cualquier nueva tecnología, estaba tratando de adaptarme a él y no estaba del todo seguro de cómo usarlo. Mi intención al unirme a la comunidad era más bien de exploración, no tenía un propósito definido; pero no pasó mucho tiempo para que me diese cuenta de la multiplicidad de posibilidades que tenía a la mano. No sólo se trataba de un mero estar al tanto de lo que hacían mis amigos. De hecho, a diferencia del Facebook, ni el 30% de mis amigos tiene Twitter. La ventaja comparativa que encontré en Twitter era la experiencia de la información múltiple. Fueron los sucesos en Bagua los que me hicieron caer en la cuenta del valor que estaba cobrando este medio informativo. La velocidad con la que cada tweet estaba mostrándonos información era impresionante. No toda era verdadera, claro. Mucha gente se aprovechaba de ese medio para lanzar piedras incandescentes sin ningún ánimo de verificación, pero justo allí estaba la tensión propia de todo medio nuevo. Sus ventajas y peligros se hacían a cada minuto evidentes, pero su potencial no podía ser opacado. Quizá, más fuerte que nunca, el potencial revolucionario añorado por Benjamin se hacía manifiesto en un medio de comunicación masivo. En Irán, por ejemplo, ante el cierre de la difusión de los abusos perpetuados por el gobierno, el Twitter se convirtió casi en el único canal de protesta y fue, justamente en tanto tecnología desconocida, un medio que no pudo ser silenciado con facilidad por el autoritarismo[2]. Mucha de la información que no obtenía la prensa extranjera por vías oficiales, la pudo obtener a través de los tweets.


[1] Sólo habría que tener en cuenta cómo sepultó el uso de Hi5, que era hasta entonces una de las redes más influyentes y que tuvo, luego, que copiar las aplicaciones de Facebook para tratar de recuperar el terreno que a todas luces estaba ya perdido.

[2] Cf. Berman, A. “Iran’s Twitter revolution”. http://www.thenation.com/blogs/notion/443634. Igualmente la Editorial, con el mismo nombre, de The Washington Times del 16 de junio del 2009: http://www.washingtontimes.com/news/2009/jun/16/irans-twitter-revolution/.

Esta entrada fue publicada en Lo sagrado y los medios de comunicación y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s