Karl Marx: la crítica de la religión es la premisa de toda crítica (I)

marx1

Conviene ahora mostrar cómo toda la problemática religiosa sacada a la luz por Feuerbach fue determinante en los textos tempranos de Marx y al hacerlo mostrar a la vez los avances que respecto de la concepción feuerbachiana lleva a cabo Marx. Ya hay aquí un claro elemento que diferenciará a Marx de la figura más importante de la izquierda neo-hegeliana, a saber, su explícita preocupación por la praxis.

Vuelvo, pues, sobre el texto y la cita que abrieran la reflexión en este ensayo, ya que tanto en la cita inicial como en el resto del contenido de ese breve escrito se ve de gran forma la influencia determinante de Feuerbach:

“La crítica de la religión ha llegado en lo esencial a su fin, para Alemania, y la crítica de la religión es la premisa de toda crítica”[1].

Hay en esta sentencia breve dos elementos que no deben perderse de vista: lo esencial de la crítica a la religión ha llegado a su fin y no hay critica posible ulteriormente si no se lleva a cabo la crítica a la religión. Examinemos ambos problemas.

¿Qué significa plantear que la crítica esencial a la religión ya está hecha? A mi juicio dos cosas: un gesto de alabanza al maestro Feuerbach por notar la gravedad del problema y exponerlo; y, una forma puntual de excusarse de dedicarse él a persistir en esa crítica. Es por eso que Marx no se detendrá en demasía en el problema religioso: no hacía falta hacerlo. Feuerbach ya había dicho a sus discípulos que el se dedicaría concienzudamente a desarrollar la crítica al fenómeno religioso, a al punto que lo haría con exclusividad y durante toda su vida. Por lo tanto, era necio de parte de Marx retomar un problema que ya estaba casi resuelto; y, además, a Marx le inquietaban otros asuntos: Marx tenía que realizar su invalorable “crítica profana”. Esto de un lado, pero del otro nos queda la segunda parte de la frase “la crítica a la religión es la premisa de toda crítica”, ¿a qué apunta Marx? Pues parece que no es muy difícil dilucidarlo. El joven Marx en este escrito de fines de 1843 y parte de enero de 1844 sostiene algo que es importantísimo; a saber, que sin la crítica a la religión no es posible proceder a una verdadera crítica social, ya que la religión se ha convertido en siniestro brazo derecho de la corrupción del Estado y en legitimadora de la pobreza y la miseria. Si no se da el golpe final a la religión, no se podrá proceder a la crítica y demolición de las estructuras de clase que el capitalismo y la propiedad privada han instalado en la sociedad. La religión debe ser destruida, sólo así el proletariado cobrará conciencia de sí para lograr la emancipación de la humanidad toda.


[1] Marx, K. “En torno a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel. Introducción”. En: Marx, K. Escritos de juventud. México: FCE, 1987. p. 491.

Esta entrada fue publicada en Karl Marx, Ludwig Feuerbach y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Karl Marx: la crítica de la religión es la premisa de toda crítica (I)

  1. Pingback: Deus ex machina. Una respuesta a Lorena y Álvaro « Luces y Sombras de la Modernidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s