Karl Marx: la crítica de la religión es la premisa de toda crítica (III)

Para Marx, pues, a diferencia de Feuerbach, la filosofía está claramente al servicio de la crítica social, ella ha de dirigirse al mundo de la vida y en él ser creadora del cambio de la situación de miseria actual. Su fuerza crítica tendrá que ser el motor que impulse las manos del proletariado para la revolución comunista, aquella que terminará por fin con la propiedad privada, la división del trabajo, en suma el reino del egoísmo y la unilateralidad del capitalismo. Sentencia Marx:

“Así como la filosofía encuentra en el proletariado sus armas materiales, el proletariado encuentra en la filosofía sus armas espirituales, y cuando el rayo del pensamiento prenda en lo profundo de este candoroso suelo popular, la emancipación de los alemanes como hombres será una realidad”[1].

Conviene decir que hay muchos elementos de juicio que estoy abordando con una ligereza excesiva ya que son presupuestos de trabajo para este ensayo. Su precisión, en muchos casos, demandaría la ejecución de investigaciones enteras, mas como el propósito de este trabajo es abordar sólo el problema religioso paso por alto estas delimitaciones.

Hasta aquí entonces, la exposición del influjo directo de Feuerbach en el joven Marx. Es cierto que hay aún algunos textos que podría ser sujetos de examen como por ejemplo el pequeño opúsculo de 1853, Lutero, árbitro entre Strauss y Feuerbach,  el interesante texto  de 1844, Sobre la cuestión judía o las últimas partes de los Manuscritos económico-filosóficos, también de 1844. Todos textos coetáneos con el que he analizado brevemente aquí, pero a mi juicio esta breve introducción engloba bien el problema y puede bastarnos para un acercamiento inicial y general.

He tratado de hacer, a través de esta algo escueta evaluación crítica, un balance acerca del pensamiento de Feuerbach y su influjo en la reflexión temprana de Marx. Hubiese sido interesante, también, exponer aquí la crítica a la que Feuerbach es sometido posteriormente por el mismo Marx. Existe copioso material para tal empresa; sin embargo, ella va más allá de las posibilidades modestas de este ensayo. He querido simplemente hacer una presentación del problema religioso y sus vínculos en la investigación de Feuerbach y Marx y creo que tal propósito se ha cumplido medianamente. Mi primer encuentro con Marx fue, justamente, a través del texto que cité inaugurando este ensayo y ello dejo en mí un profundo interés por la temática de la religión y la valoración que de ella tenía éste autor, lo cual me invitó a retroceder y buscar en Feuerbach la fuente. Mi investigación me ha permitido valorar académicamente y a la vez con criticidad social el problema del fenómeno religioso entendido en los términos en que se mostró a los ojos de estos autores y con ello acercarnos al panorama de la alienación y del extrañamiento de la esencia del hombre. Conviene ahora, pasado más de un siglo ya, repensar los alcances de la religión y se su relevancia dentro de la sociedad y parece evidente que ninguna reflexión en esta materia podría prescindir de estos dos pensadores eminentes.


[1] Ibid. p. 502.

Esta entrada fue publicada en Karl Marx, Ludwig Feuerbach y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s