¿Padres gay, hijos ok?

Hace ya algunos años tengo la siguiente costumbre: informarme de lunes a viernes a través de la televisión y la internet y los fines de semana a través de El Comercio en su versión impresa. Los sábados, como sabe todo lector habitual, tenemos una edición no muy extensa del diario la cual es acompañada con catálogos numerosos y, claro, la famosa Somos. Esta revista es, básicamente, un acompañante ligero para la mañana del sábado, tiene notas entretenidas, frescas, a veces malas, pero, dentro de todo, creo que cumple con su función. Suelo leer sin falta la columna de Ghibellini y una que otra cosa más por ahí. Muchas mujeres, seguro, leen con atención la ya antigua columna de Jennifer Llanos, “Monólogos de la bajita”; yo, en cambio, la suelo saltar porque me parece llena de lugares comunes y, por ende, un poco aburrida. Sin embargo, habría que ser mezquino si no se reconoce que de cuando en cuando publica cosas interesantes. Bueno, el sábado pasado fue uno de esos “cuandos”.  Quiero, motivado por sus comentarios, hacer una breve reflexión sobre el tema del matrimonio gay en nuestros días.

Lo más interesante de la columna de Llanos fue que tocó un tema complejo, con gran frescura –algo típico de ella– y con la agudeza que, a veces, proporcionan los datos. Como se sabe, nuestro país es un lugar mayoritariamente homofóbico. Sospecho, aunque no tengo acceso a cifras en este momento, que esta es una situación que ha ido mejorando. La violencia física y verbal contra personas de orientación sexual distinta ha ido disminuyendo poco a poco y muy poco, pero se notan ya ciertos cambios. De hecho el discurso público al respecto es cada vez más tolerante y los estudiantes y profesores universitarios familiarizados con la  defensa de los derechos de las minorías, han tomado la tolerancia en torno al género como una de sus banderas. Es obvio que esto no aplica a todos los casos y que el tema de la interacción entre los sexos es muy complejo, sobre todo, cuando aún tenemos alcaldes patanes que cierran discotecas gays y universidades que separan a profesoras lesbianas. No obstante, mal que bien, hay un “progreso” tangible sobre el asunto en los últimos 50 años.

Ahora bien, ¿qué tan extendido está ese progreso? Esa es la pregunta detrás de la columna de Llanos, diría yo. Porque si bien algunas personas están dispuestas a “tolerar” (=soportar) la existencia del amigo “maricón” de una de las hijas de la casa; probablemente ni siquiera esas hijitas tolerantes estén dispuestas a que el susodicho se case y –¡oh desgracia!– adopte a un niño. La pregunta es, ¿por qué? Bueno, esto se debe, sin duda a prejuicios mal fundados y a la severa homofobia que aún afecta a nuestras sociedades. De todos modos, algunas razones deben haber, ¿no? Tratemos de examinarlas en lo que sigue.

Creo que hay dos tipos de argumentos, ambos malos, pero no igual de malos. Todos suponen tesis conservadoras, generalmente religiosas o de impronta religiosa. Los argumentos dice algo así como: “la naturaleza humana es o femenina o masculina, una cosa o la otra”, “sólo en un hogar con la figura clara de una madre y de un padre es que un niño puede crecer feliz y desarrollar sus potencialidades”, “el matrimonio en el Perú es sólo legalmente posible entre un hombre y una mujer; no es un tema de homofobia, sino uno de derecho”, etc., etc. Estas son las versiones más clásicas, aunque hay matices sin duda. Veamos la cosa con algún detalle.

1) ¿Qué es eso de la “naturaleza humana”? La pregunta que habría que hacer es de dónde sacan estos señores esta noción. La respuesta clásica será religiosa (la revelación bíblica, por ejemplo) o pretendidamente neutral (alguna apelación a la evolución sexualmente separada, por ejemplo). Sin embargo, los dos argumentos no se sostienen como elementos que guíen la política pública de un Estado que debe ser tolerante e inclusiva y no juez y parte a la vez. 2) Este argumento lo separo para ofrecer una versión mejorada del mismo en el siguiente párrafo. 3) ¿Es un tema legal? Ese argumento, que es parecido al que usan los del Tribunal Constitucional en contra de la AOE es una monserga por donde se le mire. Es como si lo positivamente colocado en forma de ley fuese intocable y terminase por definir la naturaleza humana. Como si las leyes no fueran objeto de cambios históricos y como si la evolución de nuestra tolerancia y sensibilidad no pudiese hacer que cambiemos leyes homofóbicas que se pretenden neutrales. Ok, entonces dos argumentos menos.

Nos quedaba pendiente 2).  Este argumento, a mi juicio, es el mejor y, probablemente, el aparentemente menos invadido de homofobia si se le mejora un tanto. Casi todas las personas que se autoproclaman tolerantes y preocupadas por los derechos humanos tienen, en algunos casos, debilidad por esta idea. De hecho, yo mismo, hace unos 8 o 6 años la tenía también. La idea sería la siguiente. Existe un grupo A de personas que no tienen, en principio, problemas con las personas homosexuales. Tienen amigos gay, estudiantes gay, compañeros de clase gay e, incluso, algún miembro gay en la familia. Todos estos elementos han sensibilizado a los miembros de A que, además, son sujetos comprometidos con los DDHH y el respeto de la dignidad de todo ser humano. Cuando Jaime Bayly habla del matrimonia gay como uno de los elementos de su pseudo-proto-campaña presidencial, todos los miembros de A cuelgan mensajes de respaldo en su News Feed del Facebook y, hasta a veces, salen a marchar por las calles de la ciudad en gesto de respaldo. Sin embargo, ante la pregunta: ¿las parejas gay deberían adoptar niños?, más de uno se muestra confundido, temeroso y prefiere abstenerse de decir algo al respecto. La duda es comprensible y, creo, bien intencionada (aunque eso no significa que no tenga prejuicios homofóbicos también, lo que no tiene nada de malo si es que uno es capaz de reconocerlos y matizarlos…gran lección del maestro Gadamer).

La duda radica en una suerte de genuina preocupación por “el futuro de la niñez”. ¿Cómo una pareja gay podría criar adecuadamente a una criatura? Seguramente, se teme que estas personas “dañadas” o “enfermas” terminen por hacer de sus hijos seres igualmente “dañados”. Es aquí cuando salta el homofóbico que muchos de los miembros de A guardaban inadvertido en su corazón. Habían aprendido a querer a sus amigos gay, escucharlos y “comprenderlos”; pero en el fondo, muchas veces, siempre los vieron con compasión y no horizontalmente. Pensaron que ellos no eran personas “normales” y que en tanto no “normales” no podrían criar a un niño bajo los cánones de cómo un niño debe ser “bien” criado. La pregunta aquí es, ¿y qué onda con la normalidad y la “buena” crianza? ¿Están tan claramente definidas? Pues es evidente que no. Pero hay algo más, que es lo más interesante del artículo de Llanos y un argumento que se empieza mostrar contundente incluso contra esta aparente genuina preocupación por la niñez.

Existen al menos dos estudios interesantes cuyos resultados nos muestran el error de los supuestos de A. El primero es Lesbian and Gay Parents and Their Children: Research on the Family Life Cycle de Abbie Goldberg; el segundo, When Gay People Get Married: What Happens When Societies Legalize Same-Sex Marriage, de M. V. Lee Badgett. Ambos estudios implicaron un seguimiento de los niños adoptados por parejas del mismo sexo en los EEUU durante los últimos años y revelaron información muy clara que contrarresta los prejuicios que cualquiera podría sentir. Ahora bien, usted querido lector, se preguntará, ¿qué, entonces no hay diferencias entre la crianza homo y la hetero? Y yo le respondo, claro que sí; lo interesante es que estas son muy positivas y le dan un 1-o al lado gay vs. el straight.

Los niños que crecen en un hogar con padres del mismo sexo son menos convencionales y más flexibles en cuestiones de género. No hay un rol pre-establecido según el cual el niño juega con pistolas y la niña con Barbies o por el cual la niña jamás aprende nada respecto al funcionamiento del auto y el niño no sabe cocinar o coser. No sólo eso, las elecciones de profesión también varían. Las niñas ya no estudian mayoritariamente carreras de “chicas” como educación o psicología y los chicos ya no estudian sólo carreras “masculinas”, sino que se inclinan en grupos importantes, por el trabajo social, por ejemplo. Del mismo modo, la crianza que reciben en casa los hace más tolerantes y defensores de la igualdad de derechos.

La conclusión de Llanos es pertinente: “la orientación sexual de los padres no garantiza ni la felicidad ni la desgracia de un hijo”. Yo añado, siendo esto así y existiendo argumentos científicos en contra, no tiene sentido, más allá del prejuicio, privar a las parejas del mismo sexo de la posibilidad de ser padres. La tarea pendiente es la de una educación sensible e inclusiva en la cual las personas que hemos tenido acceso a la información suficiente y nos hemos convencido de la necesidad de promover la igualdad,  hagamos  una promoción efectiva de estos valores en nuestros hogares y en nuestro rol de maestros. Digo algo más para cerrar. Ser prejuicioso no es malo a priori. Todos hemos sido criados en una sociedad conservadora, machista y homofóbica como la peruana…el prejuicio nos destila como el sudor veraniego y no sólo es homofobia (cabro, maricón), es racismo (cholo), es clasismo (misio, nuevo rico) y tanta mierda; pero cuidado, que esa no es excusa. Todos podemos también hacer el esfuerzo de comprender y respetar al otro. Esa es la gran tarea de quienes enseñamos un colegios y universidades y que tratamos de compartir algo que fuimos aprendiendo con los años: que los prejuicios siempre están allí, pero que siempre es posible superarlos.

Esta entrada fue publicada en Política y secularización y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a ¿Padres gay, hijos ok?

  1. Raúl… muy interesante el artículo así de entrada no esté de acuerdo. Me parece que cualquier persona merece respeto por su dignidad humana, eso es más que evidente. Sin embargo, ¿hasta dónde ese respeto implica “tolerar” o dar estatus a algo que no lo es? Un autor que me gusta mucho dice “los vicios no son delitos” de acuerdo, pero tampoco implican un derecho. Lo anterior quiere decir que si bien es cierto se debe respetar (en tanto no impedir) una unión o “deseo” de ese tipo, no significa que deba legitimarse moral o jurídicamente. Ahora bien cuando tocás el tema de ¿por qué no? Creo que aunque de alguna manera falaz (pues te dedicás a decir que no son convincentes sin mostrar el por qué), de otra hacés un reto mayor a la hora de argumentar. No estoy de acuerdo con que las uniones de hecho entre homosexuales produzcan efectos jurídicos: 1. Por cuestiones de tipo estético, 2. Por la incapacidad que tienen dos hombres de vivir toda su vida juntos, podrían lograrlo pero nadie está obligado a lo imposible, 3. Porque no es un acto que genera familia. Es como dos compañeros de ciudades diferentes que conviven en un apartamento ¿podrían obligarse a vivir juntos por siempre?

    Finalmente con respecto al tema de la adopción hay que reconocer que la adopción no es un lujo de los padres, sino una medida de protección para los niños. ¿Genera dudas psicológica y jurídicamente la posibilidad de crianza de esta clase de parejas? SI… luego ¿no debe prevalecer el derecho del menor?

    Te dejo para que lo pensés… Saludes desde Colombia!!!!

  2. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Estimado Daniel,

    Parece que tu posición no ha sido muy receptiva de las novedades sobre la materia. Los dos estudios que menciono, he puesto los links para que cada lector haga la búsqueda correspondiente, rebaten tu tesis final. ¿Hay dudas razonables?…no, no las hay. Las pudo haber, en todo caso, pero ya no tienen mucho en qué sostenerse. Las investigaciones demuestran que si hay riesgos para un niño en un hogar gay, estos no son mayores que los que tiene en un hogar heterosexual. Luego, tu pregunta final es inválida y demuestra poca reflexión sobre el particular.

    El resto de puntos, son de similar envergadura. La mayoría de tus objeciones muestran que no has comprendido el tenor del artículo y, sobre todo, que caes en una argumentación falaz típicamente vigente en nuestras sociedades. Aquella que asume que hay un orden preestablecido sobre la sexualidad que debe ser respetado porque es el moralmente correcto. Eso, sin embargo, es totalmente objetable y, de hecho, mi artículo pretende objetar ese tipo de ideas.

    Más allá de eso, Daniel, agradezco mucho la lectura desde Colombia. Un país por el que guardo profundo respeto y que me ha regalado algunos buenos amigos. Ya me tocará visitarlo alguna vez.

  3. Susana dijo:

    Primero, somos productos culturales, por ende nuestra estructura mental ha sidoo moldeada por mama, papá, la abuelita , diciendonos como son y deben ser las cosas. Si yo quiero encontrar mi propia verdad y no ser un lorito que repite, tengo que leer, informarme y llegar a mis propias conclusiones, porque tampoco mi verdad tiene porque ser la tuya. Con respecto a la homosexualidad, yo soy hetero, pero convencida de que el ser humano al ser un ser racional es capas de amar a una persona no por si tiene pene o vagina, si no, por lo que tiene dentro, desde allí parto en que la elección de ser homo, hetero o bi es algo que está en uno y no es ninguna enfermedad mental, incluso en muchas culturas se practica con normalidad. ¿sí un niño criado por homosexuales, se convertira en homosexual? estoy segura que los indices de que se convierta en homosexual son mayores a los niños criados por padres heteros, porque esta personita no va a vivir con la repreción impuesta y va a elegir, un niño criado por heteros no elige, por eso hay muchos metidos en el closet y otros que no saben ni porque no se sienten tan agusto con su pareja y el hecho de que a una pareja de homosexuales les salga el hijo homosexual, no es que sean malos padres, hetero u homo es una elección. Familias disfuncionales las hay heterosexuales y seguramente las abran homosexuales, creo que la preocupación deberia ser generar proyectos para que cada vez existan más familias funcionales que andarnos preocupando si los homosexuales deben o no criar niños, con tantos niños que hay maltratados por familias heteros.

  4. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Hay algunas afirmaciones que requieren cierto matiz, Susana. Más allá de eso me quedo con lo último que mencionas, el tema no es criticar sin más y sólo por costumbre, el tema de fondo es buscar un contexto de desarrollo tan pleno como sea posible para un niño. Ese contexto, así lo indican los estudios, no depende de la opción sexual.

  5. Marieta dijo:

    Destruyamos la familia como centro refenrencial de nuestro universo. Que es posible que otros modelos de familia encajen y funcionen con los mismos mecanismos y engranajes, de acuerdo, pero no es esa la preocupación que debe guiarnos para ofrecer a la gente menuda un mundo digno y justo. Si tanto nos preocupan, ¿por qué dar siempre vueltas alrededor de las mismas fórmulas mágicas?. Ya que hemos dado el paso de superar la figura patriarcal económica (en la estética) en la que padre aporta bienes y madre cuidados haciendo esos roles permeables, planteémonos en última instancia si tan importante era lo que protegían esos roles para seguir protegiéndolo con otros nuevos.

    Un entorno justo, libre, respetuoso y cargado de amor, no es siempre lo que se busca legitimar cuando se habla de familia, muchas veces el peso se pone en la tradicion, disciplina, y modelo social de ajuste para la sociedad que tiene un tipo de exigencias muy concretas, pasando por hacernos borregos.
    Muchas felicidades por la página, estoy sorprendiéndome muy gratamente con ella, y tengo que leer mucho aún ¡todo el trabajo que me vas a dar!.. gracias!

  6. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Sólo un dato, querida Marieta, sin pretensión valorativa aún. En la época del apogeo de la URSS se intentó disolver a la familia como centro referencial de la sociedad por pensar que se trataba de uno de los aspectos ideológicos de la derecha (I. Lepp da cuenta de esto en uno de sus libros, creo que en “De Marx a Cristo”); sin embargo, se probó que esto suponía un caos tal que hubo que volver a lo que se trató de eliminar. Quizá estos sean nuevos tiempos en lo que a este tema refiere, pero no hay que perder de vista esa experiencia.

    Gracias por la lectura.

  7. Mariam dijo:

    Hola!
    Yo tengo un argumento que utilizo muy seguido para apoyar la homosexualidad y todos sus matices (casamiento, hijos): si está en la naturaleza desde que el hombre ha existido, entonces es natural. El problema de nuestra sociedad es que precisamente se cuestiona la homosexualidad desde el fondo del ser, y por eso no se toma con naturalidad y con normalidad el hecho de ser gay. Obviamente en una sociedad como esa, no se podría críar un niño feliz y sin taras si es que la gran mayoria cuestiona la “normalidad” del hecho. No se si me explico. Lo moral es también cultural, por eso pienso “tiempo al tiempo”.
    Saludos desde Alemania.

  8. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Muchas gracias por el comentario, Mariam. Estamos muy de acuerdo.

  9. Franco dijo:

    A pesar de la homofobia y todo en Lima,ya existe una blog para padresGLBT :www.padresglbt.org Hay links muy buenos e información sobre el tema…Para los que gusten conocer otras realidades!Franco

  10. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Gracias por el dato, Franco.

  11. mirla dijo:

    Hola es la primera ves que ingreso a este blog, y me hace bulla que te interesen este tipo de temas, a mi punto de vista, es que estamos en una epoca muy diferente que en la que se escribio la homosexualidad como una enfermedad, deacuerdo contigo sobre las bases cientificas y demas, pero por alli creo que el velo cae, pues no es bueno apoyarse mucho en la ciencia, porque poco sabe de amor o familia y sus disitntos prejuicios respecto esta.
    me parece mas bien, que es un buen tiempo para re-pensar que es una familia ( no para destruirla como simbolico), que es un nuevo tiempo para re-pensar lo juridico que nace desde las propias leyes sociales, de re-pensar nuestro propio concepto de amor. apoyo mucho de tu argumento Raul, pero creo que todos aun estamos un poco contagiados de estas particularidades del ser hombre o mujer y que “roles” nos delega la sociedad respecto esto. de todas formas es agradable que generes algo de ruido al respecto.

    Mirla

  12. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Agradezco tu comentario, Mirla. Espero que regreses sobre el blog alguna otra vez. Este post no pretende más que “hacer bulla” como tu has dicho: pretende llamar la atención sobre un tema delicado y trata de hacerlo a través de un ángulo particular, a saber, el de la evidencia científica que pesa en contra del prejuicio. Sin embargo, tienes razón, quizá no sea el mejor ángulo ni el más representativo para re-pensar el asunto. Sea como fuere, creo que es una arista del tema que ayuda a examinarlo. Hay muchas cosas que re-pensar, estoy muy de acuerdo contigo. Hay que seguir en esa tarea.

    Saludos!

  13. eliasib dijo:

    Si un hombre con otro hombre no pueden tener hijos por la misma naturaleza debe ser por algo imaginate el mundo lleno de hombres con hombres y mujeres con mujeres…

  14. Raúl Zegarra dijo:

    Es un comentario algo simple el que haces, Eliasib. No te respondo mucho más porque no ofreces ningún argumento para discutir, quizá puedas afinar un poco mejor tu idea.

  15. eliasib dijo:

    es muy simple la naturaleza no permite que parejas homosexuales tengan hijos porque el acto que ellos cometen es en contra de la naturaleza del ser humano por tal motivo estarian atentando en contra de la naturaleza del niño.
    en la simplesa se encuentran las repuestas

  16. Raúl Zegarra dijo:

    Te recomiendo que revises los datos que he dado y los estudios que he citado, tu argumentación parece basada, simplemente, en el prejuicio. Dicho sea de paso, simpleza se escribe con Z.

  17. Silvia dijo:

    Los infértiles tampoco deberían tener hijos. La naturaleza no lo quiso así. Que parejas heterosexuales infértiles no adopten, ni se hagan in vitro…
    Los hijos de viudos no tienen “madre y padre”. Seguramente la falta de una de las figuras generará un trastorno de por vida. Deberían dárselos a otras personas que estén en una situación más “normal”. Ni hablar de que madre y tía vivan juntas y críen al chico: alto horror.
    Que los gays no tengan hijos porque… Bue, para decir pavadas mejor no decir nada no?

    Me da mucha pena vivir en un mundo así.
    En Argentina hoy estamos debatiendo esto. Mismos problemas: parece que todos tenemos derecho a decidir cómo hay que criar a los hijos.. de otras personas!.
    Hay mucho para decir sobre las ventajas de que un chico tenga dos padre en vez de uno (sin importar su sexualidad).
    Y sobre si habrá más gays o no en el futuro… (si bien tengo entendido que probablemente no sea el caso) A quién le importa!!

  18. Raúl Zegarra dijo:

    Le importa a toda persona preocupada por un Estado en el que prime el derecho igualitario de sus ciudadanos.

  19. Vimes dijo:

    Hola!

    Tu entrada me ha parecido estimulante. En España lo debatimos hace tiempo y se legisló al respecto, como supongo que sabes, equiparando al matrimonio entre personas del mismo sexo al heterosexual. El problema es que la ley sigue en el TC (va para cinco años, nuestros jueces constitucionales son así de huevones) y todavía la pueden tirar, anulando todo lo que se ha hecho en pro de la tolerancia.

    Sin embargo, el tiempo pasa, el partido de la oposición ya no promete quitar la ley y la gente cada vez acepta más el matrimonio y la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

    Un saludo

  20. Raúl Zegarra dijo:

    Muchas gracias por la lectura, Vimes. Es un tema delicado y en el Perú pasará mucho tiempo para que este tema progrese en los tribunales. Es una trancisión epocal y como todas, demanda tiempo, luchas y conflictos.

    Saludos!

  21. Alberto dijo:

    Hola Raúl, sigo desde hace no mucho tiempo tu blog y lo he convertido ya en materia de consulta obligada. No estudio filosofía ni teología, ni ninguna carrera afin a las humanidades, mi formación fue técnica y mi desempeño sigue esa ruta. pero eso no es óbice para pensar y/o cuestionarme sobre temas que merecen cierta profundidad.

    Tus argumentos son bastante interesantes y sólidos, pero cojean en un punto ineludible: los estudios a los que haces referencia se llevaron a cabo en sociedades en las que la idiosincracia es muy distinta, no digo ya superior ni mas desarrollada, simplemente distinta a la que existe en nuestro país. Es algo que te acabas de cuestionar en tu ultima entrega en relación a los servidores públicos. Pues bien, estoy seguro que si los estudiosos del tema hubieran hecho sus pesquisas en nuestro entorno, las conclusiones hubieran sido otras. Aquí, otorgarle un efecto jurídico a las relaciones homosexuales incluiría a ese segmento considerable de personas que hacen de su opción fuente de escándalos y figuretismo descarnado. Basta con observar a los protagonistas de las marchas de apoyo a la institución del matrimonio gay o a quienes han hecho de su día de orgullo un mero circo. Por supuesto que existen homosexuales en nuestro país que son dignos del mayor de los respetos y que son tal vez la mayoría (ojala no sea una ilusa suposición, pero quienes optan por el escándalo como una practica diaria y común en nombre de una legitimación de sus derechos, solo logran sembrar dudas legitimas en quienes queremos mostrar apertura y deseamos apostar por la igualdad en toda manifestacion humana.

    No es a través de estudios hechos en realidades distintas a la nuestra que debemos avalar decisiones tan cruciales como las que merecen este debate. Si de alguna manera debe ganar legitimidad el segmento gay de nuestra sociedad, es mediante otra clase d triunfos. El más claro y rotundo sería a mi entender, lograr en el tiempo ser vistos desde una perspectiva horizontal. Y eso solo lo conseguirán cuando consigan respetarse a si mismos. Por ahora Raúl, cualquier estudio o análisis, tropieza con una valla demasiado alta: su propia autoexclusión de la sociedad vía el escándalo y la vida disipada. Dar un giro a esa realidad debe ser el inicio de su lucha.

  22. Raúl Zegarra dijo:

    Gracias por tu comentario, Alberto. Te respondo desde una doble perspectiva. Acepto tu objeción en torno a la diferente realidad estudiada por los análisis mencionados. Sin duda son contextos distintos y nadie dice, creo no haberlo hecho yo tampoco, que porque en norteamérica ya hay información que avala la viabilidad de las familias con padres gay esto de aplique a toda realidad. Hasta allí, de acuerdo contigo. Sin embargo, tu argumento tiene una parte débil, a saber, aquella que supone que los derechos ciudadanos se miden en función a la idiosincracia. Allí radica el error de la objeción, me parece. La pretensión de los DDHH y, en general, de los derechos ciudadanos es la de cierta universalidad. Con ello no quiero decir que cuando se aplican en un lado, se aplican en todos lados a la vez y al mismo tiempo; no obstante, la dinámica de los derechos es de progresión: cuando se demuestra que un derecho debe ser otorgado en función a los buenos argumentos y a la lucha de las partes que lo demandan, son esos mismos argumentos los que se empiezan a extender a otras realidades para transformarlas y hacer que las personas que viven en ellas se hagan permeables a las nuevas demandas de derechos. Si te parece esto muy etéreo, piensa en las revoluciones de independencia. ¿Crees que los franceses y los americanos del norte eran iguales a los aztecas e incas conquistados que luego lucharon por su independencia? Evidentemente no, pero luego de unos 50 años, y en muchos casos menos, esas ideas libertarias fueron entrando en las sociedades del sur de América hasta derivar en la propia gesta libertaria. En resumen, mi punto sostiene que si bien las realidades son distintas, la apelación a la idiosincracia no tiene mucho sentido. A lo mucho, como siempre en esta parte del mundo, las cosas tomarán más tiempo, pero los argumentos son poderosos y si creemos en la fuerza de la razón y de la cordura, pues las cosas cambiarán con los años. Ojalá así pase.

    De todos modos te agradezco, has permitido una precisión importante.

  23. maria dijo:

    Creo que los gays tienen derechos a ser felices, aceptados, tener un matrimonio etc,,, pero creo que son egoistas al querer adoptar un hijo, entiendo que quieran tener una familia,,, pero hay estudios y esta comprobado que esos niños son más vulnerables a no identificar su sexualidad y ser rechazados. Los matrimonios de lo heterosexuales, esta comprobado, son más sólidos y duraderos que el de los homosexuales, por lo tanto serìa exponer al niño a más inestabilidad. Por último los derechos del niños son tener una familia, donde existe un hombre y una mujer, porque estas figuras y géneros determinados forman al niño.

  24. Raúl Zegarra dijo:

    Estimada María, tendríamos que intercambiar información, entonces. Yo tengo la información exactamente contraria, a saber, que los niños en hogares de parejas del mismo sexo crecen con una importante serie de ventajas comparativas respecto de los niños criados en hogares heterosexuales. He citado las investigaciones, ¿podrías citar a cuáles te refieres tú para verificar la fiabilidad de tus fuentes?

    Por otro lado, independientemente de que tus estudios no citados sean fiables o no, ¿qué significa que un matrimonio sea más duradero? La cantidad de tiempo no asegura calidad de vida y, desde la premisa, tu argumento está débilmente planteado. Finalmente, tu concepción de “derecho a la familia” es sumamente estrecha y sólo se concentra en una versión posible de la misma. Tu posición parece denotar poco esfuerzo por abrirte a posibilidades distintas y a buenos argumentos, como los ofrecidos por los estudios resumidos en mi post.

    Espero tu respuesta, en la medida de lo posible, con un argumentación sólida y con la referencia a los estudios que respaldarían tu punto. Muchas gracias!

  25. Cristian dijo:

    En este foro todos quieren solo escusar ss actos homosexuales, al que no esta de acuerdo con algo lo llaman homofobico, se han aprovechado de esa palabra para darle libertinaje a la vida. Dejenme decirle que conozco mucha gente homosexual y que no estoy de acuerdo con la vida que llevan y tampoco estoy de acuerdo con el matrimonio gay ni menos la adopcion. Pero no por eso me vuelvo homofobico, simplemente creo qe los gays pueden hacer su vida en pareja si ellos quieren pero no tienen que obligar a nadie a que los apoye. No creo que deba apoyarlos porqe no es lo correcto, por lo menos para mi, aunqe ellos pueden hacer lo que le les venga en gana. Lo unico es que la moral ha decaido bastante en estas epocas. Es solo cosa de ver como esta la gente, la ley y la vida en general.
    Biblicamente para mi no es lo correcto y no me da miedo decirlo creo en dios y en sus leyes, la moral de las personas es baja, pero la moral es siempre la misma los diez mandamientos, no robes no mates no hurtes si quieren ir en contra de lo que dios dice por mi esta bien, pero la ley de dios fue dada para el bien del hombre, no para el bien de dios piensenlo…

  26. Raúl Zegarra dijo:

    El espacio está siempre libre para que toda persona intervenga, siempre y cuando guarde el respeto por los demás. Nadie te acusa de homofóbico, Cristian, no te preocupes. Ahora, eso sí sería importante, conviene que ofrezcas argumentos que defiendan tu tesis porque dices varias cosas sin ningún sustento argumentativo.

    Saludos

  27. Leandro dijo:

    Ahora yo tengo una duda, de hecho soy estudiante de historia y estoy haciendo un final de antropologia sobre esta pregunta…
    Veo en los medios de difusion que algunos discursos supuestamente a favor de la adopcion para parejas gay se centran en esta “defensa”:

    “un niño adoptado por una pareja gay no necesariamente va a volverse gay”

    ahora bien mi duda es…y si ese niño/a aprendiera esa forma de vivir la sexualidad o el amor o ambos, ¿¿¿¿¿¿QUE TENDRIA DE PERJUDICIAL??????? si hablasemos de una enfermedad bien lo entiendo, pero la homosexualidad no deja de ser mucho mas que una eleccion de objeto, que tendria de malo para el menor ver en sus padres homosexuales un tipo de vinculo y aprender que es lo natural?

    En los matrimonios hetero un niño puede aprender que su mama esta con su papa por su billetera y eso esta bien? o aprender que su papa esta con su mama por su aspecto y eso si es natural? o aprender que estan juntos por inercia y que no hace falta que se quieran? no se, hay miles de ejemplos de cosas cuestionables que pueden citarse en cuanto al tipo de amor de pareja que aprendemos de nuestros padres por simple ejemplo…y realmente no creo que un niño criado por una pareja gay se vuelva gay por ello…PERO Y SI ASI FUERA QUE TIENE DE MALO?

    la respuesta mas facil que encuentro es: tiene de malo que la sociedad esta bastante jodida y si sos diferente la vas a tener que remar el triple…
    Pero entonces esa “defensa” de la adopcion para parejas gay termina legitimando el discurso ya establecido: es como decir que los padres esten jodidos no significa que el niño vaya a terminar arruinado!!! en fin un poco de divagacion espero que no se me enoje nadie, simplemente que me parece una defensa bastante estupida! me hace acordar a los chistes del chavo cuando para defenderse decian cosas como: “que kiko es bruto, si! pero no es para que lo trates asi!”

  28. Raúl Zegarra dijo:

    Estoy de acuerdo con todo lo que expones, Leandro. Lo único que no comprendo del todo es la referencia al Chavo, jaja, pero claro, eso es anecdótico.

  29. Pedro dijo:

    La primera página de la Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano “macho y hembra”, o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana. En este mismo libro sagrado, la Palabra de Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer “en una sola carne” (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28). El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 44 pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave.

  30. Raúl Zegarra dijo:

    Estimado Pedro: Sólo un lector ingenuo cree que la Biblia configura el mundo desde la perspectiva que sugieres. Lo que diga o deje de decir el texto no configura la realidad, al menos no en el sentido que propones. Bajo esa tesis también deberías creer que no existe evolución y que el ser humano parte de Adán lo que, a todas luces, no tiene sentido. Hay que comprender el sentido del texto bíblico, sino uno termina por defender tesis absurdas. La que tu defiendes, sin ser absurda, no se sostiene argumentativamente.

  31. Leandro dijo:

    …como dios no nos ha hecho nacer con un bolso de ropa, confeccionarla y usarla va contra la naturaleza…A LA HOGUERA CON LEVI, ADIDAS Y FIORUCHI!!…muerte a la playstation engendro demoniaco de la mano humana!! muerte al celular que impide que nuestros hermanos no puedan vernos a la cara mientras les hablamos!! muerte al auto porque dios creo al hombre con dos piernas y no con 4 ruedas!! si nos vamos a tomar la atribucion de definir para el resto de la humanidad la concepcion de naturaleza primero empezemos por casa… o sea esta complicado que un hombre que usa faldas vestido de negro, escondido toda su vida en un templo, incapaz de agarrar una pala, un hombre que bendice las armas y cuyo jefe institucional maximo estuvo en la segunda guerra mundial peleando para el lado del Eje, un hombre que (al menos en teoria) no tiene sexo… dejando de lado cuando abusa de algun niño, no trabaja para vivir, un hombre que come galletitas y toma vino una vez a la semana para salvar su alma, un hombre castrado y disminuido como sujeto social, saciado de comida cual cerdo y la mayoria de las veces con un abdomen que cuatriplica el peso de todos los apostoles juntos, en fin, una especie de ser antinatural que solo puede sobrevivir en base a la produccion ajena, venga a definirnos a todos lo que es natural o no. Y muchisimo menos me parece apto uno de los fieles que pone su salvacion en tales sacerdotes que aparentemente han salido de un episodio de star wars (siempre temi cuando hacia la comunion que algun cura me dijera “usa la fuerza leandro”) pueda imponernos a todos lo que es natural o no sacando parrafos del libro mas manoseado y modificado en la historia de la humanidad. Cada quien es libre de pensar lo que se le cante, pero no libre de meterse en las ideas ajenas, ademas el matrimonio o la adopcion homoparental no da lugar a debates u opiniones, es un derecho que puede o no estar pero el debate es entre el estado y el individuo, no afecta un zoquete a la comunidad, a menos claro que uno viva mirando la paja en el ojo ajeno cosa que creo que la biblia de las galaxias tambien prohibe, asi que los cristianos, que siglo tras siglo han traido luz y conocimientos y sobre todo soluciones a la humanidad, no tienen de que preocuparse!

  32. Raúl Zegarra dijo:

    Hay varias cuestiones que decir, Leandro. Pero como comentario general, más allá del tono de algunas de tus expresiones, estoy de acuerdo contigo. Hay mucho prejuicio detrás y una idea ingenua de definir lo que es “natural”. Este será un debate muy extenso, pero estoy seguro de que América Latina irá conquistanto poco a poco mayores derechos para las parejas del mismo sexo.

  33. Leandro dijo:

    Perdón por mi comentario, era en tono de ironia no de burla, simplemente intentaba presentar las costumbres de los catolicos vistas desde el punto de vista de alguien que no lo es y que no comparte su fe, y si las sacamos de contexto son igual de extrañas que el matrimonio gay puede parecerles a los cristianos, el debate me parece que da para mucho porque no creo que tenga demasiado que ver con la sexualidad en si, sino que es un medidor de toda una serie de estructuras que vienen destruyendose, y la ignorancia siempre nos lleva a ver esto como un caos, cualquiera que estudie un poco sabe que a una gran desestructuración viene una nueva reestructuracion, y estaria bueno que dejen que las nuevas estructuras sociales y estatales por UNA SOLA VEZ puedan formarse sin influencias de NINGUN tipo de religión o prerrogativas estamentales arcaicas…

  34. Luardo dijo:

    bueno.. estaba de pasada y me pareció muy interesante el debate… y sería muy provechoso que también opinen personas más involucradas en el tema, que son parte de esa minoría. La vida de un gay en Lima no es nada fácil y les aseguro que esas reflexiones que hacen, un gay como yo, las hace a diario. Para comenzar, soy parte de una minoría de otra minoría, es decir estoy 100% jodido xD. Tengo 20 años fui heterosexual hasta los 13 años de edad y luego por razones muy personales de mi niñes y de mi entorno cambié. Ustedes asumen que la homosexualidad es algo natural y moralmente aceptable, si fuese eso cierto y comprendido al 100% no habría debate respecto a la adopción de niños, créanme. Creo que sería importante que no se dé por zanjado el tema que la homosexualidad es natural, ya que se estaría dejando fuera del debate a las personas como yo que piensan lo contrario. Yo estoy en contra de la práctica homosexual debido a que la considero una degeneración de la sexualidad. En mi caso, fue así: inicie mi sexualidad (hetero) a muy temprana edad (8 años aprox aun q no lo crean :S) , además en un entorno bastante inadecuado ( mi hermano estaba en la adolescencia y disponía de mucha pornografía). En fin no explicare todo porque aburriré, la cuestión es que yo estoy seguro que esas experiencias extremadamente tempranas causo una degeneración de mi sexualidad. Las mujeres dejaron de satisfacerme, porque se relativizó mi gusto… de una manera más simple me aburrí de las mujeres a nivel sexual… ver una mujer desnuda de pronto ya no significaba asombro… quería algo más “emocionante”. Sé que generalizar mi caso con el resto de homosexuales aparentemente sería absurdo, ya que quizás sea muy atípico mi caso, pero si lo analizamos con cautela si existe relación. Sé que es costumbre escuchar a personas conservadoras exaltadas decir que ahora hay más homosexuales y degenerados que antes. Alguien contemporáneo a nosotros y con aparente certeza irá más allá y dirá que no ha aumentado la proporción, solo que ahora ya no se persiguen a los homosexuales como antes, que hay mayor libertad y por ello ahora se manifiestan y generalmente ahí queda el debate. Yo creo que se podría ir más allá y plantear que el modernismo, la exposición de la mujer como objeto sexual en los medios de comunicación por ejemplo, el internet, periódicos , TV, etc. influye de manera similar a la que influyó en mi solo que de manera más asolapada. Para un adolescente de 15 años hace 50 años ver una mujer en bikini seria el clímax. Actualmente una mujer en bikini es lo más “normal” del mundo, se ve en cualquier revista o comercial de cerveza y así de simple se perdió el misterio.
    Bueno para aclarar… no provengo de una familia religiosa ni nada por el estilo, es mas siempre he sido rebelde en ese sentido y he sido siempre crítico con las personas que buscan la verdad en libros o leyendas religiosas. Soy de las personas que cree que Dios nos otorgó la capacidad para encontrar la verdad, sin la necesidad de pertenecer a una religión exclusiva. La verdad es absoluta y se encuentra dentro de nosotros, el pobre, el rico, kien tiene una biblia o no, dios no excluye a nadie. He llegado incluso a creer en etapas de mi vida que Dios es bueno y malo a la vez… pero finalmente llegue a la conclusión por simple lógica y no una biblia, que dios es enteramente bueno y que el mal simplemente es la ausencia del bien. Llegué a esa conclusión por un camino que explicare en otra oportunidad… pero que muchos pensadores han llegado y me alegro, porque eso demuestra que si existe una verdad absoluta. Por ejemplo el físico A.Einstein http://www.youtube.com/watch?v=Agl4hdboqTk
    En fin solo explicaba eso xq muchos pensaran que vivo atormentado x la sociedad o la religión, que qué hace una persona gay de 20 años diciendo que la homosexualidad es una degeneración.. bueno simplemente soy consecuente con la verdad a la que e llegado . creo que el error o el “pecado” esta en traicionarse a uno mismo . Traicionar su Verdad, no solo somos cuerpo como los animales si no tenemos la parte humana que es la que se cuestiona y la que hace al hombre alguien impredecible. No como los animales que solo siguen lo que el cuerpo les pide.
    Bueno ya apague el troncho 😀 jaja me muero d sueño .. felizment no ay parcial de seminario profe : D Muy interesante su blog ; ) asta luego

  35. Raúl Zegarra dijo:

    Hay muchas cosas que decir, estimado Luardo, pero prefiero que quede el testimonio de tus acercamientos y comentarios en torno al tema. Gracias por compartir tus ideas.

  36. sofy dijo:

    yo opino que los matrimonios homosexuales estan bien siempre y cuando no infundan temor o distorsion emocional en la mente de los niños que deseen adoptar deben criarlos en un ambiente limpio , libre de miedos, complejos y culpas llenos de amos para que den amor y toleraNCIA A NUESTROS SEMEJAntes QUE SEAN EJEMPLO DE LA SOCIEDAD porque estamos en un mundo altamente prejuicioso, poco tolerante y en papeles representativos como en una gran obra de teatro fingiendo apariencias en matrimonios meramente disque normales.. tanto puede ser peligrosamente destructiva para un niño una pareja homosexual pero tambien lo puede ser una pareja heterosexual en la que el padre es el tipico macho y que solo ofrece miedos y traumas a sus desendientes . ok este es mi punto de vista.

  37. Raúl Zegarra dijo:

    El tema, como siempre en estos casos, es definir que es lo socialmente correcto y aceptable. Es una discusión muy compleja.

  38. Pingback: John Finnis en Notre Dame: la prioridad de las personas | Sagrada Anarquía

  39. Felipe dijo:

    Estimado Sr. Zegarra, al margen de las opiniones personales, “homofóbicas” o pro-gay como es en su caso, varios distinguidos psiquiatras de la actualidad consideran que la homosexualidad es un desorden (Nicolosi, Fitzgibbons, Socarides, Bieber, Aardweg, Polaino y otros). Los estudios que se han realizado en varias partes del mundo con gemelos monocigóticos (que tienen exactamente el mismo ADN) han demostrado que la homosexualidad no es genética. ¿Qué pensaría Ud. si tiene un individuo homosexual y su hermano gemelo con el mismo ADN no es homosexual? La coincidencia no llega ni al 15%, según los estudios.
    http://www.narth.com/#!gay—born-that-way/cm6x
    La decisión de la APA de desclasificar la homosexualidad como parafilia en 1973 fue decidida por votación (60%) debido a la presión política de la National Gay Task Force. ¿Puede Ud. mencionar algún descubrimiento científico trascendental o paper con evidencia extraordinaria que motivó dicho cambio radical en 1973? ¿Qué hay sobre los miles de estudios psiquiátricos que se han realizado desde el comienzo del siglo XX en donde se han encontrado factores comunes en las familias de los individuos homosexuales como problemas de identificación con los padres, divorcios, alcoholismo, abuso sexual, bulling escolar o sentimientos de inferioridad?
    Dejo el link de un estudio que contrasta con los estudios que Ud. mencionó antes.
    http://www.narth.com/#!ss-parenting/c1ehy

  40. Raúl Zegarra dijo:

    Gracias, Felipe. Conozco algunos de los estudios a los que usted refiere, así como varios otros. Le recomiendo revisar el muy reciente Handbook of Psychology and Sexual Orientation publicado por la Universidad de Oxford en el año 2013 para más detalles. Lo que resulta evidente después de estudiar el material al que usted refiere y el que aquí yo cito es que no existe consenso en relación a la estatus “biológico” de la homosexualidad: no se puede decir con claridad que sea genética o que no lo sea. Por eso mismo, mi argumento, desarrollado con mucho más detalle en conferencias que he dado en EEUU y no en este pequeño post, apela a evitar lo que llamo, siguiendo otros autores, la “falacia biológica”: pensar que se pueden sacar conclusiones éticas a partir de condiciones genéticas. El tema de las relaciones del mismo sexo, desde una perspectiva cristiana, es uno de amor agápico y de respeto por la diferencia. Yo no encuentro nada en la teología cristiana que ofrezca un argumento fuerte para pensar que parejas del mismo sexo deben ser consideradas como una desviación de lo que el amor debería ser.

  41. Felipe dijo:

    Si la homosexualidad fuera genéticamente determinada, entonces gemelos idénticos deberían tener el mismo patrón de atracción sexual. ¿Cómo puede generalizar las relaciones homosexuales simplemente a un tema de amor agápico? No es científico ignorar todos los estudios que asocian la homosexualidad a otros problemas psicológicos.

    Las alteraciones mentales han existido desde siempre llámense alucinaciones (percepción), amnesia (memoria) o subnormalidad (inteligencia). ¿Qué le hace pensar que la función sexual no puede alterarse?

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3662085/
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10530626
    http://archpsyc.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=205355
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11146762

  42. Raúl Zegarra dijo:

    He respondido ya a su punto en mi comentario anterior. Le ruego ser más diligente en la lectura. Saludos.

  43. jorge dijo:

    Me parece que Felipe ha dado una informacion profunda pertinente y actual. Muy bien documentado y argumentado demoledoramente. Le felicito Don Zegarra por este espacio y por su madurez, ahora, le pido que sea diligente en el estudio de las investigaciones sujeridas por Felipe. gracias

  44. Raúl Zegarra dijo:

    Gracias, Jorge. Me encantaría saber cuál es la parte “demoledora” del argumento. Yo no he podido identificarla. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s