De curas abusadores y obispos encubridores

Este post lo pensé en paralelo a “¿Padres gay, hijos ok?”. De hecho, es, en buena cuenta, una continuación del mismo. No en sentido temático, pero si en tanto permanece mi preocupación por las cosas que “concentran” la atención de las personas religiosas y, particularmente, de la Iglesia Católica. En la entrada que menciono, si mal no recuerdo, no hice ninguna referencia a esta institución, pero la tuve siempre presente. Ha sido la IC –y sigue siéndolo– una de las principales espadas de la homofobia y de la intolerancia. Las evidencias se muestran con fuerza para cualquiera. Vean nomás los comentarios “moderados” de un “moderado” como el obispo Bambarén ante la propuesta de Bayly sobre el tema del matrimonio gay. Bueno, lo que sigue es una nota no muy extensa sobre el asombro que debería tener la persona de fe cuando ve a sus pastores “tan preocupados” por censurar las relaciones entre personas del mismo sexo y tan encubridores cuando un cura enfermo y miserable abusa de un niño de su mismo sexo.

Como todos sabemos, este tema tiene años, aunque ha vuelto hace pocas semanas con fuerza –el anterior foco fue EEUU– en Europa. A saber, obispos de determinadas diócesis “muy preocupados” por la imagen de la santa Iglesia de Dios, razón por la cual, en un acto igualmente “santo” preferían guardar silencio culposo antes de castigar canónica y legalmente a los abusadores sexuales. Esta historia es vieja en la Iglesia. Quien la conoce más o menos de cerca, como es mi caso, sabe que la práctica del encubrimiento es muy común. La idea de proteger el prestigio moral de la Iglesia es tan fuerte y perversa que ha hecho, casi siempre, que los jerarcas de las órdenes religiosas, los obispos y, a veces, los papas, guarden un silencio cómplice ante el abuso. Creo que no hace falta mucho desarrollo para que se haga obvio el carácter perverso de esta lógica. La Iglesia, lamentablemente, tiene razonamientos perversos en varias materias. Una de las principales es la sexual, pero este caso es peor: no se trata de sólo sexo, se trata de abuso sexual.

El asunto es serio, y en las últimas semanas la IC está en serios apuros. La canciller alemana, Ángela Merkel, ha sido dura con sus críticas la Vaticano por su pasividad. Esto es relevante por considerarse a Merkel una de las mujeres más poderosas del mundo, por ser la jefa del gobierno Alemán –uno de los principales lugares afectados por la pedofilia eclesial– y por ser conservadora (ni los aliados usuales de la IC están dispuestos a defenderla en estos temas). No sólo eso, sino que el asunto llega hasta el mismo Papa Ratzinger, ya que su hermano es uno de los denunciados. Hasta donde sé, no por abuso directo, pero sí por encubrimiento mientras fuese director del Coro de Niño de Ratisbona.

Como bien dice Luis Jaime Cisneros H., “llama poderosamente la atención que en este escabroso tema, que tiene incluso implicaciones penales, la IC no exhiba pública y reiteradamente una conducta militante contra la pedofilia, como sí lo hace a rabiar contra la homosexualidad, como si esta opción sexual fuera una aberración enviada por Satanás como un castigo a la humanidad” (cf.Somos, año XXIII, número 1215, p. 129). Yo agrego, como si esta fuera una aberración y el abuso sexual una cuestión menor que, a lo mucho, merece reprimenda del superior (“¿corrección fraterna?”). El tema es fuerte y está golpeando los cimientos de una IC que hace tiempo se tambalea por no ser capaz de responder a ciertos temas con la propiedad que corresponde: sexualidad, salud reproductiva, entre otros.

Ahora bien, este tema casi lleva como consecuencia directa la discusión sobre el celibato. El argumento es malo, pero es más o menos como sigue: “los curas están obligados a ser célibes, no se pueden casar, no se pueden reproducir, no pueden experimentar su sexualidad; además viven sólo entre hombres…luego, su condición de curas los conduce hacia la homosexualidad, hacia prácticas homosexuales o hacia el abuso sexual de menores”. Obviamente mi argumento es una caricatura (¿obviamente?), pero reúne, grosso modo, la preocupación constante. Digo que la idea es mala porque asocia el abuso al celibato y no hay, de ningún modo, relación directa. Al menos, el razonamiento no encuentra secuencia lógica entre esas proposiciones. De todos modos es un tema que requeriría estudio, yo no conozco ninguno…lo cual no implica que no existan, claro. Sea como fuere, el problema central no es el celibato. En lo que a mí respecta debería ser opcional, pero, insisto, no me parece gran cosa. No hay que confundir los rubros.

El Papa Benedicto se ha pronunciado al respecto, felizmente. Tarde, como buen hombre de Iglesia, pero se ha pronunciado. Ya casi parece Alan García: tienen que caerle las críticas como avalancha para decir algo. De otro modo, se hace el loco y deja pasar las cosas. El Papa ha sido enfático, pero se ha tardado demasiado…aunque claro, no es su culpa toda, es una tardanza histórica. La IC pierde credibilidad, creo yo, cada vez que se mueve como un elefante. Me recuerda a los Ents, estos personajes arbóreo-antropomórficos de El Señor de los Anillos que demoraban eternamente cualquier tipo de decisión. Felizmente, los Ents llegaron a responder a tiempo como para ayudar a salvar a la Tierra Media. ¿Los obispos y el Papa lo harán para ayudar a salvar a la Iglesia?

Yo tengo un amor profundo por la IC. Me he formado como parte activa de ella y hoy sigo siendo un fiel asistente a la eucaristía dominical, he sido parte de sus bases y he colaborado en más de un proyecto formativo de la misma, he participado en congresos, escribo y medito constantemente sobre sus temas. No se crea entonces, que es un anticlerical desinformado quien escribe. Todo lo contrario: es un tema que me concierne de modo directo, pero que a la vez se manifiesta como una genuina preocupación intelectual y social.

A veces sorprende cómo se encubre el crimen y, sin embargo, sí se denuncia al cura comprometido con la pastoral social y con el desarrollo y liberación de los pobres. Yo conozco a muchos curas y de muy diferente talante. Algunos son hombres de Dios, tan fieles a Él como sólo Dios puede saberlo, pero que a mis ojos son hijos entregados al Padre; conozco muchos otros que, sin ser una banda de rufianes, son víctimas de esa lógica perversa del encubrimiento y la dobla moral. Lo que toca pedir al creyente, al creyente verdaderamente comprometido con el mensaje evangélico, es un esfuerzo de coherencia y de honestidad. El pecado siempre nos ronda y el Señor entrega su perdón gratuitamente, precisamente al pecador (basta pensar en las lectura evangélica de los últimos domingos); no obstante, esta no es razón para cubrir con el velo de la ignorancia el crimen y el abuso. Al César lo de César y a Dios lo que es de Dios. Los abusadores sexuales a la cárcel, será cosa de Dios a quién extienda su misericordia.

Ya es tiempo de que la jerarquía se comprometa con más fuerza con la vivencia concreta del pueblo de Dios, con su dolor, con su alegría. Ya es tiempo que desde la radio y desde el ambón se dejen de dar mensajes vacuos y carentes de conexión con la realidad. Es tiempo de volver más profundamente sobre la Escritura y sobre la buena noticia que supone el compromiso genuino del Señor Jesús con el niño, la viuda, el enfermo, con los pobres de Jesucristo.

Esta entrada fue publicada en El desencuentro teoría/praxis: católicos en cifras, El presente: nuestro lugar teológico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a De curas abusadores y obispos encubridores

  1. Ciceron dijo:

    Recuerdo con una sonrisa como los curas nos amenazaban con el infierno siu nos masturbábamos, nos trataban de pervertidos, inmorales y asquerosos.
    Hoy, yo les pregunto a esa manga de frailes hipócritas: ¿qué es peor, que un adolescente descubriendo su sexualidad se masturbe para procurarse placer, o que un sacerdote masturbe un niño inocente puesto a su cuidado, y luego lo obligue a hacerlo sexo oral pàra terminar penetrándolo? ¿Qué es mas grave? ¿ah?

  2. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Buena, la pregunta es evidentemente retórica: todos sabemos lo que es peor, sobre todo si eres tan gráfico, Cicerón. Hay un problema serio en la formación de los sacerdotes y, en general, en la aproximación más generalizada de los católicos al tema sexual. Un gran temor, sin duda con base psicoanalítica, que sólo muestra miedos, miserias y prejuicios. Ojalá las cosas vayan cambiando con los años, espero que así sea. De lo contrario, como dice Vattimo en algún lado, lo que quedará del catolicismo será una secta cerrada y fundamentalista sin ninguna influencia relevante.

  3. αδελφός dijo:

    Paz y bien Raúl, soy Althelmus. He leido tu post de verdad es interesante y la manera cómo lo expones. Claro que en cierto sentido puede que sea necesario matizar algunas cosas como el de “la IC”, me atrevería por mencionar a “un sector de la Iglesia”, si muy bien sabes que todos los que somos bautizados somos parte de la Iglesia y es esa parte del cuerpo, que no quiere consentir más abusos dentro de ella, la que denuncia. Desde mi punto de vista como religioso conozco personalmente a personas muy santas y con ellos vivo actualmente, pero también hay personas que son una vergüenza nuestra; lo digo con indignación por aquellas que se dedicaron en su momento a encubrir a este tipo de enfermos mentales dentro de la insitución por no tener el coraje evangélico de denunciarlos y sacarlos a la luz a costa de su propio puesto jerárquico e inclusive de su propia vida. Esta indignación mía se complementa cuando pienso en aquellos casos de teología en los cuales se les prohibió seguir hablando o seguir escribiendo a nuestros hermanos Leonardo Boff, John Sobrino, Tamayo, G.Gutiérrez, etc. y sin embargo dejar pasar este tipo de cosas dentro de una institución que problemas ya ha tenido desde mucho tiempo atrás. Incoherencia que contradice a los principios evangélicos…
    Yo como religioso lo veía venir ese tipo de denuncias desde hace algún tiempo atrás, había leído muchas noticias al respecto, hasta que ahora alguien se atrevió a sacarlo a la luz… bien por ello.
    Pero esto de la formación de los sacerdotes, en cierto sentido tienes razón, hay muchos problemas dentro; pero no en todos. El problema creo que nace en la aceptación de niños (literalmente hablando) en los seminarios menores, simplemente se les muestra un solo lado de las opciones de la vida y cuando tienen esta necesidad natural de conocer-se y conocer a la otra persona(al sexo opuesto) terminan por desviarse, ya sea se refugian en el pietismo, si hay niños alrededor se dan los casos de pederastía, etc. Por ello nunca estuve de acuerdo con la existencia de seminarios menores. Y otros casos como la aceptación del candidato a la vida religiosa sin antes haber tenido un exámen psicológico.
    Y con respecto al comentario del amigo “Ciceron”, creo que generaliza demasiado con decir “manga de frailes hipócritas”, pues yo soy Fraile y la hipocresía es mi gran enemiga. Y esto de la masturbación, quien diga que es un pecado a cierta edad en la cual biológicamente el ser humano busca conocerse, realmente se equivoca. Y te diría estimado Cicerón que entiendas la poca información en cuestiones de ciencia, pasados por agua caliente y lanzados a predicar, que hay muchos de ellos que se han formado con esa mentalidad que ven en todo al pecado, es sólo una de las teologías del miedo, de la culpa muy difundida, pero considero que debes de ser una persona mayor como para sacar tus conclusiones y acercarte al verdadero rostro de Dios; la religión te podría servir como un medio, pero no como “el” medio único.
    Claro que la gravedad recae en la segunda porque termina por malograr a pobre criatura por el resto de su vida y un trauma casi insanable, porque tiene una relación directa con los supuestos “representantes de Dios”
    Y para concluir, que la Iglesia termine como una secta, no lo creo; sé que habrá un anochecer triste y tal vez una oscuridad larga, pero te darás cuenta que hay personas que están mirando el futuro de la IC con unos ojos más progresistas…
    Sé que mi comentario en cierto sentido pueda ser demasiado extenso, pero creo que como religioso debo dar mi punto de vista y públicamente condeno a ese tipo de sacerdotes-religiosos y sean juzgados sin reparos. Y para los encubridores que le caiga el peso de la ley. saludos a todos.

  4. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Un gusto leerte, querido Althelmus. Una vez más no me queda sino agradecer y apoyar tus comentarios. Estoy de acuerdo con todos.

    Tienes razón al pedirme matizar, creo que ha sido una ligereza no ser más explícito con la diferencia que me pides en torno a “ciertas alas de la Iglesia Católica”. Es algo que tengo muy claro, pero he pecado de no hacerlo tan claro en el texto. Gracias por el consejo.

    Estoy igualmente de acuerdo con lo tremendo de silenciar a los teólogos que hablan de justicia social (o de ecumenismo real y no de pura boca, como Küng) y no a los curas transtornados y abusadores. Y ojo, ser homosexual no es algo que considere un transtorno; me refiero al delito y a la perversidad del abuso sexual de un menor, más allá del género del mismo.

    Finalmente, estoy, sobre todo, de acuerdo contigo cuando haces referencia al problema formativo y a la recepción de menores. Un “acompañante espiritual” (para no decir director, que creo que no se usa ya) de mi juventud, muy amigo mío entro al seminario en Bogotá a los 11 o 13 años, ya no recuerdo bien. Se trata de un hombre de Dios, además de un erudito en derecho canónico; pero esa excepción no puede ser justificación de un problema estructural: no tiene ningún sentido aceptar niños que apenas están formando su identidad y que deberían estar en casa con sus papás. Esa lógica receptiva de menores en los conventos constituye un error grave que conduce, si no a potenciales problemas de identidad sexual, sí a ciertas complicaciones posibles a nivel de la interacción social. Yo no soy anticlerical, insisto, pero hay que formar mejor a los curas…no se puede partir del pretexto de que “faltan obreros para la mies” para llenar conventos de gente que no está apta. Sin contar otro asunto muy grave, que seguro conoces bien: el sacerdocio como vía de ascenso social.
    Yo eso lo conozco muy de cerca. Sujetos que entran en las órdenes religiosas básicamente porque su nivel de pobreza es tal, que ser curas es la mejor forma de sacarlos de una situación económica deprimida. Y tú sabes cómo viven la mayor parte de los curas de órdenes grandes, al menos en Perú: carro propio o chofer, dinero en las billeteras para sus “gastos personales”, casas cómodas y, a veces, lujosas, etc., etc. Cosas que un muchacho de la serranía del Perú (lugar al que se va a “cazar” nuevas “vocaciones”) difícilmente tendría por cuenta propia. Lo que tenemos como resultado es sujetos que han logrado el ascenso social esperado, pero que no tienen vocación genuina. ¿Qué es lo que pasa con ello? Pues que tenemos curas ladrones, corruptos, con mujer e hijos, violadores, homosexuales, etc. Las dos últimas cosas, obviamente, no son problemáticas en sí mismas, pero sí en el terreno de la vocación de una vida consagrada, al menos tal como esta es concebida en nuestros días.

    Es un tema complejo que requiere una aguda reforma. Dudo que Benedicto XVI haga algo al respecto; oremos porque el próximo Papa se disponga a hacer verdaderos cambios.

  5. Ciceron dijo:

    Me gusta el nivel del foro, también estoy en algunas cosas de acuerdo, en otras no. Soy católico, pero yo sigo a Nuestro Señor, no a los que tan mal lo representan.

    Claro, hay promesas, que todo cambiará, que vendrá la luz etc. Pero, señores, antes me matan que yo permita a un hijo mío hacerse monaguillo.

    Agradezco las explicaciones que nos da Althemus. Le aclaro que me referìa a eso frailes, a los que nos condenaban por masturbarnos y no a todos.

    Entonces yo voy a hacer preguntas, ya que el nivel del foro así lo amerita.

    ¿es esto realmente algo parcial? ¿No vemos que ocurre en muchísimos paíoes de variadas latitudes? En Chile también, acá donde se acaba el mundo tenemos ya una larga lista de curas pedrastas, y de ocultadores también.

    ¿Es satisfactoria la carta del Papa? A muchos irlandeses les pareció un fiasco, y no solo por el atraso. ¿Y los alemanes? ¿y los holandeses? ¿ y los…etc etc…chilenos? Esos niños no cuentan? ¿pueden hacer los curitas con ellos lo que les de la gana?

    ¿Está bien lo del silencio Vaticano? ¿ No les recuerda el silencio criminal del siniestro Pio XII frente al holocausto judío? (bueno, claro eran sólo judíos, como Jesús, María, Pedro, Juan…)

    ¿Este silencio culpable criminalmente y la adquiescencia para ocultar de obispos, arzobispos, cardenales y de uno que iba a ser Papa entre ellos, no llama la atención? ¿No se parece a los procedimientos de la Mafia, la “omertá”? ¿ No aparecen coludidos en el ocultamiento muchos señorones empingorotados de morado y de rojo? Es interesante el testimonio de un ex cardenal americano que le escribió al jefe del Santo Oficio (ex-Inquisición) y no le dieron pelota. El ex cardenal también hizo su numerito, se robó unas platas para darselas a su amante, varón, por supuesto.

    ¿Si el abuso de niños inocentes, (impedidos algunos) no es capaz de conmover a estos señorones vaticanos….qué es capaz de hacerlo?

    Me interesa saber lo siguiente: ¿qué hace deseable a los curas de un niño? Si sé que el Vaticano dijo que los curas no son pedófilos, sino efebófilos, pero los testimonios nos ilustran que hay para todos los gustos, en Chile el cura Tato se servía chiquitas a las que estaba preparando para la Primera Comunión, si, al menos eran de otro sexo, no es para tanto.

    ¿Qué entonces le excita a los curas? ¿la inocencia angelical de un chico? ¿O el verlos con sotana roja y alba es algo como erótico? Sería comprensible que se metieran con mujeres, sí el celibato debe pesar como plomo. A un telepredicador de Miami lo pillaron en la playa con una mujeraza, bueno, asi es la cosa, ella sabía lo que hacía y con quien. Pero esto es distinto, es meterse con alguien del mismo sexo, dependiente de él, que busca en él el camino hacia el Seños, y en una vuelta del camino se encuentra conque este caballero de “vida consagrada” le tiene otra cosa preparada, y bien pre-parada.
    ¿De dónde entonces proviene esta perversión clerical por niños y adolescentes? Monseñor Tomás Cox, de Chile, habló del lado oscuro de su alma, lo enloquecían los seminaristas jovens. La Iglesia lo puso a salvo de la justicia en un convento Schoenstatt en Alemania, bien lejos. El Cardenal, muy benevolente sólo dijo que era “excesivemente efusivo con los jovenes”. ¿Es un exceso de efusividad poseer a un jovencito que desea entregar su vida al Señor y no su trasero a un señor Obispo?

    En nuestra Iglesia están apareciendo sectas perversas, lugares crípticos de grupos de poder económico, una es el Opus Dei, fundada por un fascista declarado. En un chiste el anterior Papa lo declaró “Santo”, si ése es santo, caramba es bastante cortito el camino de santidad. Otra secta son los Legionarios de Cristo, otros ricachones que bajo la sombra de la Cruz se agrupan para consolidar sus grupos de poder. Les costó un mundo reconocer que su fundador (protegido de Juan Pablo II) era un depravado, además de abusar de chicos, se tiró a una de sus propias hijas. Lindo el numerito, por suerte no alcanzaron a hacer el ridículo llevándolo a los altares.

    Tengo otra pregunta: Cuando Nuestro Señor dijo “…..ay de aquél que atente contra la inocencia de estos niños, más le valdría etc.. etc…” se refería solamente a los niños que ese momento lo rodeaban o a todos los niños en general? Los curas son campeones en dar vueltas las cosas, me interesa saber cuál es la explicación valedera actualmente. Si es la que creo, me parece tremendo que ese sector pedo-efebofilo de la Iglesia vaya derechamente en contra de algo en lo que NSJC fué tan explícito y categórico. A no ser que eso ya no tenga valor porque bla bla bla bla bla. Y entonces no sea necesario que los que deben cuidar el rebaño llevando un cayado se preocupen de poner orden y denuncien a los pedrastras ya que …bueno, no es para tanto, Jesucristo quiso decir otra cosa, los fieles ignorantes como yo no podemos interpretar su Palabra.

    Tengo tantas preguntas, estoy dolido, furioso, defraudado. Estaba tan orgulloso de mi Iglesia cuando enfrentó al criminal de Pinochet, ella sola. Y ahora esta barbaridad. Sí esta semana Santa el Papa debió hacer penitencia con todos los que quisiéramos acompañarlo.Ayuno y penitencia, empezando por los gordos del Vaticano, todos ponernos ceniza en las sienes, por los niños mártires, por la legión de niñitos y jovencitos que bajo el implacable ataque de ensotanados modernos herodes perdieron su inocencia tan dolorosamente, y sus débiles quejas y lamentos fueron olímpicamente desatentidas por los que tenían esa respònsabilidad, de cuidar sus ovejas, sus tiernas ovejitas.
    No cabe duda que Satanás en pèrsona ha ganado este round, se ha enseñoreado en un …sector de la Iglesia, en gloria y majestad.

    Un saludo amigos, perdonen mi dolor y que lo grite, no puedo llorarlo.

  6. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Divertido final, Cicerón.

  7. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Se trata de un comentario muy largo, al cual respondo, más bien, de modo breve, Cicerón. Comprendo tu dolor y tu molestia. Yo también soy católico y siento dolor y vergüenza por lo que sucede. ¿Qué es lo que pasa? Algo he dicho en respuesta a Althelmus: hay un grave problema formativo en los seminarios que es, además, paralelo al de la gente que entra en las congregaciones religiosas. No creo que la vida sacerdotal implique un deterioro de las facultades psíquicas ni que aumente la homosexualidad o la pedofilia; sin embargo, las dos cosas que mencioné antes sí son elementos que estructuralmente no colaboran con evitarla.

    Me animo a añadir algo más: hay una gran pasividad de parte de los fieles. Este asunto, claro, está fomentado por el carácter jerárquico de la Iglesia como institución y por la poca apertura mental de la mayoría de los curas. Hay todo un tema de autoridad y casi de superioridad ontológica en la relación sacerdote-fiel que hace que haya mucha docilidad por parte de las personas comunes que van a la Iglesia. Si a esto se une el tema del cura como figura de Cristo en la tierra…el tipo de perversas conclusiones que pueden derivarse es tremendo. Recomiendo, altamente, ver “El crimen del Padre Amaro” y “La mala educación”. Son buenas películas que pintan, sin exagerar demasiado, lo horrendo del asunto.

  8. αδελφός dijo:

    1- Paz y bien a todos: el tema es muy interesante, siempre he admirado los buenos post de nuestro amigo Raúl cuando crea polémica. He leído sus comentarios y voy a dar mi punto de vista, que no es otra cosa que eso.
    2- Comenzaré desde mi experiencia personal. A pesar de ser demasiado joven, he trabajado con niños, monaguillos, con niños de primera comunión, con jóvenes de confirmación y en particular no he tenido ni siquiera la menor idea por mi cabeza de ver a esas criaturas como un medio para el placer sexual. Dios de eso creo que está convencido de mi persona. Cuando alguna vez escuché una que otra noticia de pederastia, en realidad me escandalizó porque justo en esas épocas estaba trabajando con niños. Justo es una etapa en mi vida en la que se cruzó por mi cabeza el dar prioridad a la mujer dentro de la Iglesia para poder apoyar en la formación de los niños, la mujer como catequista o como un agente de pastoral no tiene reparos en denunciar los abusos cuando se cometen, siempre he preferido a las personas que me cuestionan a aquellas que dicen amén a todo. Y si algún día se ordenan como sacerdotisas, bienvenidas sean. Me apoyé en personas adultas (mujeres) como apoyo (valga la aclaración) y les pedí que vieran a cada uno de los niños como si fueran sus hijos, considero que esa fue una de mis bases para poderme evitar escándalos. Es por ello que desde ese entonces creo y estoy convencido que la mujer tiene que tener un papel indispensable en la Iglesia, pues es capaz de anunciar y denunciar; claro, que sin menoscabar el coraje de muchos hombres-profetas de este tiempo, que sí los hay.
    3- Nada más convencido puedo estar que todo abuso sexual es un abuso de poder. Pero a diferencia de la violencia que ejerce un extraño para cometer una violación sexual, en el incesto el familiar o conocido de la niña o del niño no suele ejercer violencia física, sino que se aprovecha de la confianza, el respeto y el afecto que la niña o el niño le tienen para seducirlo y garantizarse su silencio. Y de la misma lo hace el sacerdote-pastor, porque si se trabaja con niños se cuenta con el privilegio de su confianza. El delito que cometen al abusar sexualmente de menores también puede ser considerado incesto porque los clérigos y religiosos son para ellos figuras de autoridad, como lo son sus familiares, y porque para abusar, estos delincuentes se valen de los vínculos de afecto que establecen en colegios, orfanatos, catequesis y cultos.
    4- No diré que soy un erudito en temas bíblicos, estoy en proceso de formación, pero ahora que vivo en la tierra de Jesús, comprendo lo enérgico que fue y todo lo que ha dicho de manera clara, razón por la cual lo asesinaron. El escándalo es grave cuando es causado por quienes, por naturaleza o por función, están obligados a enseñar y educar a otros. Jesús, en efecto, lo reprocha a los escribas y fariseos: los compara a lobos disfrazados de corderos. Además, me remito a las palabras de Mons. Romero: fijémonos en los pecados de la Iglesia. Esto es lo malo muchas veces: el bienestar en la Iglesia trae relajamiento, los sacerdotes que se sienten muy bien en sus parroquias, ¡mucho cuidado! Los cristianos que sienten que el Evangelio no les molesta, ¡mucho cuidado! No hay cosa peor que un mal sacerdote. Si la sal se vuelve insípida, ¿para qué sirve ya?, decía Cristo, nada más para echarla al suelo y que la pise la gente. Qué triste es la palabra del sacerdote cuando ha perdido la credibilidad: … lata que suena. Y mejor se podría iluminar con 1Cor 8,12; Rom 14,21; Lc 17,1; Ef 6,4; Col 3,21.
    5- La pregunta que hace Cicerón, sobre lo que le hace deseable a los “pederastas” (y no a todos los curas!!!) un niño, creo que tendrá que responderlo un pederasta cuando sea juzgado y de las muchas investigaciones a los muchos involucrados, creo que se sacará una conclusión. Yo como religioso ni siquiera me atrevería a decir algo al respecto, de esa enfermedad no he sido preso.
    6- Y para concluir, “Es hora de los laicos para denunciar, ah! pero no solo para ello, sino también para ANUNCIAR, ser profeta es anunciar y denunciar”
    Saludos a todos, y una buena semana santa. Y mil disculpas por lo extenso.

  9. Ciceron dijo:

    Quiero excusarme por un error, mi penultimo mensaje era un borrador el que inadvertidamente se publicó, el segundo era el definitivo. Deberia borrar el enúltiomo, pro no sé cómo hacerlo, mis excusas.

  10. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Sabias palabras, Althelmus.

  11. Raúl E. Zegarra Medina dijo:

    Ok, yo lo borraré, no hay problema.

  12. Ciceron dijo:

    Gracias, muachas grfacias, respuestas así moderan el dolor y el temperamento. Jesús sufrió, nos enseñó a sufrir. Soportar como el lo hizo, la iniquidad, la injusticia, la traición.

    En esta semana Santa tendremos muchas mas razones para orar que otras, por los ofendidos, por los ofensores, que Dios se apiade de ellos.

    El comentario de Althemus llega al alma, es lo que espera uno escuchar de un religioso, un hermano, no un ser de las alturas remotas, no, alguien del lado de uno que viene a confortarlo, a entrarlo en razón, a moderar su encono, a acompañarlo a uno a ver las cosas como Jesús las ve.

    Gracias por estar, amisgos, por es cuchar mi lamento. Mi patria se rtuerce de dolor en estos momentos de tragedia, otro tema para rezar esta semana y las que vengan.

    Hasta siempre.

  13. Pingback: Cuando la religión se hace motivo de manipulación: Juan Luis Cipriani y el intervencionismo electoral « Sagrada Anarquía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s