Hannah Arendt sobre el problema del juicio (I)

Me disculpo por la ausencia de comunicación en los últimos días. Trato de mantener este blog actualizado de modo constante; sin embargo, a veces uno se queda sin ideas, como le pasó al Narrador de Cuentos, o sin tiempo, como le pasa al filósofo peruano promedio. Esta semana tuvo un poco de las dos cosas, pero ya nos toca regresar a la actividad intelectual por este medio.

Quiero dejar por unos días los temas polémicos relativos al Papa y al problema del abuso sexual por parte de sacerdotes católicos. El tema tiene para rato, lamentablemente, y tomar alguna distancia de él siempre es útil. Además quisiera dedicar un post al asunto de la sugerencia inglesa de procesar a Benedicto XVI por delitos contra la humanidad, cuestión que es particularmente interesante por su dimensión jurídica y polémica. Felizmente cuento con la ayuda cercana de una persona especialista en temas de derecho internacional, así que luego de informarme adecuadamente con ella, procederé a hacer un post al respecto.

De momento, quisiera volver al fuero estrictamente académico, con el riesgo de la pérdida de algunos lectores, claro. Me interesa presentarles un trabajo que considero bastante interesante y que mereció la más alta nota que recibí por una monografía en mis estudios de filosofía de pregrado. El trabajo llevó como título original “Forma y contexto. La tensión arendtiana en torno al problema de juicio” y fue presentado en julio del 2008 en el contexto de mi último curso –Seminario de Problemas de Filosofía Práctica– como alumno de pregrado en la PUCP. El mismo fue corregido por Pepi Patrón, profesora querida y hoy Vicerrectora de Investigación de la misma universidad. Les cuento, brevemente, de qué trata el texto citando la presentación original del mismo:

“El trabajo que a continuación se presenta, pretende ser una aproximación al pensamiento de Hannah Arendt desde la perspectiva del interés de la autora por el problema del juicio. De este modo, trataremos de hacer una entrada que nos permita evidenciar la peculiaridad de la reflexión arendtiana entorno a esta materia dirigiéndonos a las fuentes principales en las que trata tal cuestión. Básicamente, examinaremos el estudio que Arendt realiza sobre algunos parágrafos de la Crítica de la facultad de juzgar (CFJ) de Kant, parágrafos que se convierten en motivos de un desarrollo más amplio que el kantiano y que conducen a la autora hacia la esfera de lo público, hacia la política.

Lo interesante, y esa será una de las líneas que seguiremos en este ensayo, es que la esfera de lo político en Arendt, ha remitido casi siempre al mundo griego y en particular a Aristóteles. La pregunta que se hace necesaria es cómo se genera ese tránsito con la suficiente legitimidad conceptual y argumentativa, me refiero al tránsito hacia lo político desde Kant y no a través de Aristóteles, que parecería ser la opción de la Arendt de los setentas. La pista que seguiremos en este trabajo nos conducirá a afirmar que, de hecho, el tránsito y la consistencia de tal abordaje son, al menos, discutibles. Para ello, convendrá observar el tenor de la recepción arendtiana del problema del juicio en la no menos problemática tercera Crítica de Kant, ya que si la sospecha es correcta, tal recepción es bastante compleja y los pasos que se dan a partir de ella tienen dificultad para sostenerse.

Ahora, este problema no quita legitimidad al trabajo de Arendt, sino que, a mi juicio, permite verlo desde otra perspectiva, a saber, la de su propio y original énfasis en Aristóteles. Trabajaremos, entonces, a través de dos bloques expositivos: en un primer momento, introduciremos la temática del juicio desde la aproximación de Arendt a la CFJ, para proceder de modo simultáneo a contrastarla con el mismo texto de Kant y ofrecer así una imagen paralela tanto del tratamiento de Arendt como del trabajo específico de Kant en torno a la facultad de juzgar estética; en la segunda parte, dirigiremos la mirada al tratamiento aristotélico de la phrónesis y sus nexos con la ejecución de las virtudes en la polis para hacer patente que la ruta inaugurada con Aristóteles, a través de esta sabiduría práctica, parece mostrarse más sólida que el camino emprendido con Kant. No obstante, se presentarán, algunos apuntes críticos que pongan de manifiesto los problemas que se derivan del acercamiento aristotélico, sobre todo los vinculados a la vida contemplativa. Cerraremos el texto con una propuesta de conciliación frente a este problema”.

Quiero disculparme con el lector no habituado a la dificultad que supone la lectura de Kant, en particular, la de esta tercera Crítica, uno de sus textos más difíciles. Sin embargo, en filosofía es menester trabajar textos complejos más de una vez y siendo este un blog filosófico, asumo el riesgo. Espero, no obstante, que el lector halle en mis apuntes y comentarios la ayuda suficiente para comprender mejor el problema del juicio kantiano y las razones, problemáticas o no, por las cuales Arendt desea utilizarlo para pensar cuestiones de orden político. Ojalá encuentren el texto ordenado e informativo y, sobre todo, creativo. Lo que más me gustaría es leer sus objeciones y preguntas, en particular, cuando decido tomar distancia crítica de Arendt para desarrollar mis propias hipótesis. En fin, buena lectura, seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en Aristóteles, Hannah Arendt, Kant y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s