Susana Villarán y el riesgo de la decencia

Hace tiempo vengo diciendo dos cosas que, creo, vale la pena repetir: que respeto muchísimo a Susana Villarán (voté por ella con plena convicción y aún defiendo ese voto, e incluso antes de decidir votar por ella la he defendido en honor a la verdad) y que, sin embargo, a veces me siento decepcionado por su capacidad de maniobra política. El video que precede estas líneas señala en muy buena cuenta el problema y mi posición esta vez se encuentra más cercana a la de Rosa María Palacios.

Creo que el asunto es claro y he tratado de plantearlo en más de un foro, incluso aquí mismo. El problema tiene que ver con cómo hace la Municipalidad para comunicar las obras que sí está haciendo y para trasmitirle al ciudadano común que esta es una gestión municipal diferente, pero que no por ello holgazana. Queda claro que eso no ha sido posible y que Villarán está cada vez más cerca del 10% de aprobación que de remontar su acelerada caída. No me voy a poner a hablar aquí de los perros de presa miserables que diarios como Correo o Perú 21 representan. Es un tema central, sin duda, pero prefiero hablar de los problemas de la gestión y no tanto de los enemigos que, en política, usualmente sobran.

Fíjense, esto es casi una paradoja, pero el problema de Villarán es una de excesiva decencia. Sí, tal como usted lo lee: ser en extremo cuidadosa por la ética le está costando a nuestra alcaldesa confrontarse con la posibilidad algo remota pero existente de ser vacada. ¿Cómo hemos llegado a esto? Sucede que por un exceso de honradez, como señala Palacios en el video, Villarán ha preferido desconectar su trabajo en la gestión de la ciudad de su nombre. La conclusión no podría ser más demoledora: ha sido un error. La gente ha estado acostumbrada a un tipo de trabajo muy diferente por más de 20 años: los alcaldes, más bien, se han esmerado por estampar su nombre hasta en las cosas que no habían terminado y ese bombardeo de nombres y apellidos fue fundamental en una dinámica de hacer conocida la obra pública. Villarán ha decidido hacer algo diferente, tomó el camino de la publicidad austera, de que su nombre no sea signo de la obra porque, claro, la obra no es suya sino de todos.

¿El problema? Que un exceso de este método la ha llevado a que la gente no tenga idea de lo que hace, ¡ni idea! Y, vamos, no pretenderá la Alcaldesa que el ciudadano entre a su página web o que se ponga a hacer indagaciones: seamos realistas, eso no lo hace casi nadie y no veo que ello sea malo. La obligación de la gestión municipal es comunicar bien lo que hace. Es un gesto de habilidad política, además, porque si no se hace eso bien las consecuencias saltan rápido, más aún si se tiene a canallas como Mariátegui y DuBois esperando a oler gotas de sangre como tiburones a la caza.

Como siempre me recuerda Daniel, en alusión a Weber, la política supone algo así como hacer un pacto con el demonio, sin hacerlo no se puede sobrevivir en ella. Esto, obviamente, es una figura, no se está invitando al delito ni a la bajeza; no obstante, sí a la maña y tratar de no ser más papistas que el Papa. Sin duda hay que defender una gestión basada en honestidad y en principios éticos, pero hay cosas que no se pueden dejar de hacer. Tratar de hacer una gestión como la que Villarán tiene en mente me parece realmente rescatable, pero es fundamental enseñarle al ciudadano a pensar su ciudad de un modo diferente y ello requiere tiempo, necesita de una transición progresiva de una metrópoli de cemento a una de personas. El problema es que es muy poco probable, a este paso, que Villarán sea reelegida a pesar de estar haciendo una gestión importante. Es una verdadera pena, pero que obedece a errores propios, a una mirada ejemplar de lo que Lima podría y debería ser…pero a una mirada desconectada de nuestra aún precaria realidad.

Esta entrada fue publicada en Política y secularización y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Susana Villarán y el riesgo de la decencia

  1. mmmm Yo tengo entendido que legalmente los alcaldes están impedidos de poner su nombre en la publicidad municipal. La mayoría le llega al pincho…

  2. Raúl Zegarra dijo:

    Me parece que eso rige para época electoral, más bien; pero sería bueno verificar.

  3. Juan Santos dijo:

    Esta bien que exista decencia y ética en la gestión de Susana Villaran. Creo firmemente que eso nadie lo duda, ni el miserable de Aldo Mariategui se atrevería a sostener y probar que existe corrupción en la gestión municipal de Lima. Pero lo que si es evidente es que existe una nula estrategia de comunicación de los trabajos que se vienen ejecutando, me atrevería a decir que incluso quienes votamos por ella desconocemos esas obras. Así que a ponerse las pilas, ser creativos y dar a conocer las obras

  4. Raúl dijo:

    No será que nuestra querida alcaldesa peca de exceso de “democracia participativa”? Vamos es bueno en teoría pero en un país como el nuestro con aún rezagos autoritarios es casi imposible! (me pregunto algún dia lo será?) O es que Villarán vive pensando en transformar a Lima en Madrid. O es que de verdad es una incompetente.veremos que nos dice el tiempo.

    Y no creo que Mariátegui tenga algo que ver en esto o DuBois, ellos sólo informan, como lo hacen La primera , La República etc, y también tienen su punto de vista, que no nos agrade es otra cosa (particularmente no los leo).

  5. Raúl Zegarra dijo:

    Muy de acuerdo, Juan.

  6. Raúl Zegarra dijo:

    Convendría que explique mejor su duda sobre la democracia participativa, Raúl. ¿Por dónde está enfocando el asunto?

    Respecto de Mariátegui y Du Bois, no estoy de acuerdo. Se ha comprobado en más de un caso que si es que no mienten desinforman con datos reordenados o descontextualizados.

    Saludos

  7. UADAFAC dijo:

    A riesgo de escaparme del tema central, quería opinar que el caso de mariategui y dubois siendo evidentemente lamentable es particularmente repulsivo por renovar e insistir en la práctica de la repetición constante de mentiras o medias verdades buscando ni siquiera desinformar sino fomentar la paranoia, transformarlas en sospechas de delito que justifique cualquier acción ulterior; muy al estilo de la “guerra contra el terror”.

  8. Pingback: UN AÑO CON SUSANA « Poder Politico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s