Comentario de Mateo 10, 24-33

No está el discípulo por encima del maestro, ni el siervo por encima de su amo. Ya le basta al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su amo. Si al dueño de la casa le han llamado Beelzebul, ¡cuánto más a sus domésticos! «No les tengáis miedo. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo vosotros a la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde los terrados. «Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. «Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos.

La Iglesia propone hace varios días textos que se concentran en las promesas y desafíos derivados de la proclamación del Reino de Dios. Este es el que más llamó mi atención y el que motivó con más fuerza mi deseo de hacer algún comentario.

Un asunto central es el de la promesa. La relación de Dios con su pueblo siempre ha estado basada en una promesa, en una promesa de liberación. Algo que fue muy bien comprendido, dicho sea de paso, por la teología de la liberación. Esto es algo que se manifiesta muy bien en este pasaje, Jesús ofrece esperanza y una promesa de liberación a aquellos que, con certeza, serán perseguidos y maltratados en su nombre. El Señor nos invita a proclamar con contundencia lo que se nos ha revelado, conscientes de los riesgos que esto implica, pero esperanzados en que no hay cosa que pase en este mundo que no esté contemplada por la providencia: “hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados”. Jesús nos promete salir en nuestra defensa, nos pide confianza en su protección, pero nos pide arriesgar también, confiando en que todo lo que pasa está contemplado en la voluntad del Padre.

Esto último nos lleva a un tema complejo, uno que he tocado en este blog desde varios ángulos: el mal. Si todo está contemplado por Dios, ¿cómo es posible que existe tanto mal en el mundo? Esa pregunta, simple y contundente, es la que normalmente nos aleja a todos de la fe y de la creencia en un Dios bueno y providente. Aquí emerge con toda su fuerza el misterio que implica el amor de Dios y sus designios. Ya he dicho varias veces, a partir de Caputo, sobre todo, que concebir a Dios como un monarca todopoderoso no parece adecuarse a las Escrituras vistas estas en perspectiva; sin embargo, eso no debe hacer que perdamos de vista la inmensidad del misterio indescifrable de su amor. El ser humano marcado por su encuentro con Dios sabe de lo que hablo: a pesar de las muchas cosas que uno no llega a comprender y que a veces le sorprenden de los peores modos, la confianza en Dios permanece porque él ha dado testimonio de su amor haciendo maravillas.

El evangelio de hoy nos invita a la confianza en las promesas del Señor. Es un desafío para la fe, es una invitación a reconocer los límites de las razón para abrirnos a una dimensión que la excede y la trasciende. Este es un tema muy bien trabajado por Jean-Luc Marion, autor que ya tocaría trabajar por aquí.

Esta entrada fue publicada en Hermenéutica bíblica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Comentario de Mateo 10, 24-33

  1. HEDOIKO dijo:

    A proposito de Jean-Luc Marion te paso el siguiente enlace por si no te es familiar. Si no lees el frances me ofrezco a traducirte esta interesantisima entrevista lo mas fielmente posible en cuanto me lo silicites :

    http://www.philomag.com/article,entretien,jean-luc-marion-je-suis-un-sceptique-instruit,1182.php

    Seria, por lo demas, una buena introduccion para empezar a conocer el pensamiento de este « esceptico instruido », como el destacado filosofo suele calificarse a si mismo.

    Mientras tanto, sin tener la envergadura, ni menos aun la pretension de ponerme en el pellejo de Bertrand Russell ante su auditorio del 6 de marzo de 1927, en esta oportunidad , dada la pertinencia de tu comentario sobre Mateo X : 24-33 en torno a las nociones de fe y confianza, me permito explicarte a mi manera por que no me convence del todo la psicologia del dios de las tres grandes religiones monoteistas. Como depositar fe y confianza en una entidad que, de no ser reconocida como dios y dotada de todos los atributos divinos, se pareceria mucho a cualquier mortal sometido a ardores y humores ? Si entendi bien, el dios biblico creo al hombre a su propia imagen y semejanza. Dado el marco neurotico que parece manifestar la divinidad a lo largo del relato biblico, a veces me pregunto si fueron los judios los que crearon a un dios mas bien a imagen y semejanza del hombre, con sus complejas variaciones de animo y temperamento. Posteriormente, cristianos y musulmanes, con sus propios matices y dentro de un contexto de competencia entre las tres religiones, no hacen mas que perpetuar un estado de animo prisionero de un maniqueismo un tanto morboso a mi gusto, con una marcada propension a la sublimacion del sufrimiento como instrumento de liberacion bajo mil y una formas. En cualquier caso, lo que a mi me resulta interesante es ver como el hombre, con vistas a proponer – y por que no « imponer » ?- una civilizacion, establece un dios a partir de una racionalidad. Justamente, en el articulo del enlace que te estoy adjuntando, Jean-Luc Marion esta de acuerdo con la idea que « en el cristianismo Dios se define fundamentalmente como « Logos ». Es incluso lo que distingue a las tres religiones. En el islamismo, la relacion con Dios es una relacion de confianza y sumision, en el judaismo se discute con Dios, se llega a un acuerdo ; el cristianismo presupone la superiodidad racional de Dios »(*). Es sobre todo este ultimo sintagma nominal -« superiodidad racional »- el que, a mi modesto parecer, sobrentiende de alguna manera que la razon del hombre es tan fecunda que hay que encuadrarla, ponerle limites y, si es necesario, reprimirla. Para unos a la fuerza (ejemplo tipico y gastado : la Santa Inquisicion o, mas recientemente, los talibanes afganos o los ayatolas iranies), para otros persuadiendo muy amable y pacificamente que los juicios de su dios son incomprensibles e inescrutables sus caminos…

    Consciente de los peligros reductores de las sintesis, esquemas y resumenes, sobre todo en cuestiones religiosas, me permito suscitar muy brevemente algunos puntos reveladores de la extrana coherencia divina como, por ejemplo, el hecho que el dios biblico pudo resolver tranquilamente la cuestion luciferiana antes de crear al hombre. En su condicion de dios todopoderoso, tenia el poder de sofocar de una vez por todas la rebelion de las huestes malignas. De ese modo se hubiera evitado la molestia de proponerle a su criatura pecadora un plan de salvacion, permitiendole gozar desde el principio y para siempre de la felicidad paradisiaca . Es indiscutible : un creador puede hacer lo que le venga en gana con su criatura. Sin embargo, a partir del momento en que el dicho creador pretende revelarse al mundo como unico dios verdadero, me parece que hay algo perverso en poner a prueba a su criatura al conferirle la capacidad de actuar mal y, por consiguiente, responsabilizarlo de sus actos. El dios biblico parece estar fascinado e intrigado por la condicion de mortal de su criatura y, sobre todo, por la capacidad de esta ultima de serle indiferente. Para salvarla es capaz de una prueba de amor extrema, es decir, enviar a su propio hijo a morir para librar del fuego del infierno a todos los que crean en el. Mientras tanto, la historia biblica nos va inundando con ejemplos excesivos y hasta cierto punto patologicos de la capacidad de destruccion y reconstruccion fisica y moral de la divinad con respecto a sus criaturas. El episodio del diluvio universal, adaptacion de la anterior Epopeya de Gilgamesh sumeria, equivale, a mi juicio, a un padre, a quien, llegandole a la coronilla la desobediencia de casi todos sus hijos, decide castigarlos ahogandolos en la tina. Las cronicas policiales contemporaneas estan salpicadas de monstruosos casos de filicidio de esa indole. El martirio de Job sobrepasa ampliamente los limites de lo insoportable. Mucho mas recientemente, la creacion del Estado de Israel es de alguna manera la « feliz » consecuencia de la Shoah ? Se tuvo que exterminar a 6 millones de judios en un tiempo record para sensibilizar a la Humanidad que ya era hora de intentar acabar con la tradicional persecucion del pueblo judio ? Y, actualmente, los israelies, quienes sujetan la sarten por el mango en Palestina, no estan matando a fuego lento al pueblo palestino ? No hay por ahi un canto popular biblico en que « Si Goliath mato a mil, David mato a diez mil » ? No soy de los que piensan que se pueden esperar muchas bendiciones en sufrimientos indicibles. Y el fallido sacrificio de Isaac, no traduce acaso una enfermiza y sintomatica necesidad de poner a prueba debido a una evidente falta de seguridad en si mismo ? Reconozco que puede ser una manera irreverente de humanizar a una deidad, pero quien se comporta finalmente como un simple ser humano a traves del relato biblico ? Quien es capaz de lo mejor y de lo peor como cualquiera de nosotros, insignificantes seres humanos, algunas veces dominados por impulsos irracionales?

    Jesucristo, el dios hecho hombre, el famoso cordero de dios que quita el pecado del mundo, una de las personas de la compleja pero no muy novedosa trinidad, no aporta nada nuevo a nivel teologico en realidad. Incluso antes que el, su nuevo mandamiento de Juan XIII :34 ya era practicado por una que otra secta del judaismo. Eso si, dentro de la logica biblica, cumple con su mision en el plan de salvacion, es decir, con un sacrificio que podriamos calificar con respeto y admiracion de “maximo” si no fuera por su milagrosa resurreccion al tercer dia de su crucifixion. A quien no le gustaria morir y volver a la vida despues de muerto? La naturaleza divina que se le atribuye al salvador lo coloca por encima de todos los hombres a pesar de haber experimentado en carne propia las vicisitudes humanas. Como yo creo que solo se trata de un personaje conceptual, los inventores del cristianismo tuvieron la habilidad de poner en su boca un lenguaje tan simple como enigmatico que, al fin y al cabo, promueve la misma politica del palo y la zanahoria del Antiguo Testamento, pese a sus acentos magnanimos y benevolentes. Es decir, al igual que su padre, a quien no puede contradecir en nada, puede ser tan bueno como malo, segun las circunstancias, pero al estar mas proximo de los hombres resulta mas asequible. Nadie llega al padre sino por el, salvo, tal vez algunos de los santos de la extensa lista que propone en particular el catalocismo. Sea lo que fuere, la racionalidad –mas que la espiritualidad- de los doctores del cristianismo produjo una filosofia que termira seduciendo al poder politico. Una secta que se convierte en religion de Estado gracias a toda una serie de ensenanzas que pueden mantener el sometimiento (obediencia a la autoridad) y la ignorancia (desvalorizacion de la razon) del pueblo. Lo concedo: no estamos muy lejos del marxista « Opium des Volkes », pero es obvio que una racionalidad religiosa se pone al servicio de una racionalidad politica, como, por ejemplo, con la sospechosa conversion al cristianismo de Justiniano I.

    Fuera de las certezas religiosas que tranquilizan conciencias o proporcionan sentimientos de plenitud a los que creen en ellas, no me parece que exista una respuesta tipo para saber situar el bien o el mal. El asunto del bien y del mal pone directamente a cada individuo cara a cara consigo mismo, cuestionando al mismo tiempo el uso que cada individuo hace de su libertad a medida que se le van presentando las diferentes experiencias de vida, siempre y cuando, claro esta, la libertad de uno se detenga en donde empiece la de su projimo. Nadie mas que uno mismo puede ser juez soberano. No es nada facil determinar donde se encuentra el bien y el mal. Pero a uno no le queda mas remedio que terminar determinandose para poder vivir, y sobre todo, sobrevivir porque la amenaza del fin es constante, lo que, afortunadamente, no impide que la vida ofrezca muchas maneras de disfrutar de ella razonablemente. Si a nivel personal hay que hacer malabares para justificar tal o cual acto, ya te puedes imaginar lo que es determinar lo bueno o lo malo a la escala social. El bien define al mal y viceversa. Son, pues, conceptos que hay que relativizar, incluso complementar y no necesariamente oponer de manera maniquea. No hay nada fijo en el Universo y ese estado de cosas influye en nosotros porque formamos parte del Cosmos. Obviamente, es indispensable elaborar una reflexion moral que nos permita guiar nuestros actos, pero sin olvidar que los principios generales no abarcan todas las situaciones particulares. En ese sentido, no es una bellisima ocurrencia lo de « hay muchas moradas en la casa de mi Padre », como para sugerir la compleja multiplicidad de sensibilidades ? Mas concretamente, por ejemplo, entre innumerables situaciones, me parece un gran bien la legalizacion del aborto, pero me parece muy mal la abolicion general de la pena de muerte. Cierto tipo de homicidios merecen la pena capital. Apruebo la eutanasia porque me parece mal negarle a un individuo agonico el derecho de por lo menos elegir la manera mas digna de dejar este mundo cuando ni siquiera se le pregunto si queria o no venir a el. El suicidio no me escandaliza sobremanera tampoco. Puedo entender que para algunos la vida puede llegar a ser insoportable. Estas tomas de posicion pueden indicar que no soy un amante incondicional de la vida y que ni le atribuyo a esta un caraceter sagrado. Con o sin espiritualidad, la verdad es una e ineludible : hay que luchar incansablemente por la supervivencia. En algunos casos la muerte puede ayudar a vivir. Vade retro satanas ? A estas alturas de mi comentario, comprendo que se me pueda considerar como poseido.

    Jesucristo es un paleativo interesante al malestar existencial. Pero no es el unico. Por lo demas, cada cual tiene derecho a manejar y aliviar sus crisis existenciales a su manera. Como todas las ideologias de vocacion universalista, el cristianismo esta expuesto a la persecucion, al martirio y al sacrificio maximo. Es el precio de la fama. Dicho sea de paso, es concretamente lo que estan viviendo en la actualidad, por ejemplo, los cristianos de Oriente, en donde progresivamente se esta llegando a imponer un Islam fundamentalista muy poco o nada tolerante, segun los casos. En pleno 2012 esos cristianos ya estan padeciendo practicamente lo que sufrieran los cristianos primitivos de la Roma antigua. Asimismo, basta con citar las dictaduras de la America Latina de los 70-80 para hacerse una idea del gran precio humano que tuvieron que pagar decenas de miles de revolucionarios marxistas. Para esos dos tipos de creyentes sacrificados en el altar de su ideal, su propia ideologia les proporciona mensajes de esperanza que subliman la superacion de si mismo en nombre de su fe. El que exista algo de irracional en el arrebatamiento religioso o simplemente ideologico, el que el fenomeno de la fe escape a la razon no quiere decir que la razon renuncie a tratar de comprenderlo. Al contrario. Es uno de los motivos que me estan fidelizando a Sagrada Anarquia. El dios biblico en su individualidad como en su hipostasis trinitaria sera tan bueno como malo, al igual que el comun de los mortales. No me choca. A modo de broche « marionino » , dado que no he sido ungido con el « fides », es decir, con « una forma de conocimiento sin certeza positiva »(**), me limito a esperar, por simple experiencia de vida individual y colectiva, que, como en las terribles tempestades de la Historia, el sentido comun, es decir, la razon en su minima expresion, me siga tirando para adelante, adaptandome al mundo que me toco vivir, sin dejar de pasar en absoluto por alto todas aquellas buenas, breves o prolongadas, suaves o intensas cosas o momentos que, personalmente, me permiten disfrutar de la vida con una pizca de hedonismo esperando el dia de mi muerte.

    (*) « Dans le christianisme, Dieu se définit fondamentalement comme “Logos”. C’est même ce qui distingue les trois grandes religions. Dans l’islam, le rapport à Dieu est un rapport de confiance et de soumission ; dans le judaïsme, on discute avec Dieu, on se met d’accord ; le christianisme présuppose la rationalité supérieure de Dieu. »

    (**) « C’est une forme de connaissance sans certitude positive. »

  2. Andrés dijo:

    Hedoiko, qué sabio eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s