Una “preguntita” de Daniel

El otro día EDLJ me preguntó lo siguiente:

Si el fruto prohibido del Jardín del Edén hacía que uno sepa del bien y del mal, ¿por qué Dios se molestó con Adán y Eva por desobedecerlo, si es que se supone que ellos no saben que desobedecer a Dios para obedecer a la serpiente está mal?

No pretendo aquí dar una respuesta exhaustiva a esa “pequeña” pregunta, como tampoco lo hice cuando le respondí a Daniel por Facebook, entre otras cosas…porque de esa cuestión dependen dos de las religiones más importantes de la humanidad y ningún simple mortal podría!!! Sin embargo, le cité a Daniel unos cuantos fragmentos de Theologia Prima, el libro de mi profesor de Liturgical Theology, David Fagerberg. Reproduzco esas citas aquí también porque me parece que se trata de líneas iluminadoras, aunque, obviamente, incapaces de dar respuesta a una pregunta de dimensiones inconmensurables. Esto fue lo que le dije a Daniel con una que otra alteración:

Como sabes, este tipo de preguntas no tienen una respuesta lineal (no se obedece aquí a una racionalidad de causa-efecto). Preguntas como esta deben ser entendidas en el contexto de un libro que se escribe a la luz de la fe y, por ende, requieren de una hermenéutica textual, pero a la vez, de cierta disposición a entrar en la “lógica” del texto. Paul Ricoeur es quien mejor ha trabajo esto, me parece. Si me concedes eso, te cito algo que, tengo la impresión, responde de algún modo a tu pregunta:

Happiness does elude us, because we have recanted our vocation as homo adorans. As a result, we have not only wronged ourselves, but we no longer “do” the material world the way it was meant to be done. God’s response was, characteristically, merciful: God expelled us from the environs of the Tree of Life lest we be eternally disfigured. Do not think we were expelled from paradise because God was jealous of divinity and would not share it with anthropos. The Christian narrative is not the myth of Prometheus. The expulsion was on account of man and woman’s untimely grasping at that for which they were not prepared. The sin was not that man and woman took something which God never intended them to have; the sin was that the serpent convinced them to take it prematurely.

[…]

God would have given Adam and Eve the knowledge they sought after preparing them for it, but when grasped precipitately the knowledge impaired their created capacity for liturgical priesthood. A double knowledge was hidden in the tree: knowledge of God’s glory and of our lowliness.

[…]

If anthropos had eaten the tree’s fruit as God gave it—in love—then men and women would have seen everything with a knowledge that is delighted by the sight of God’s glory and by the sight of their humility (just as Dante describes souls in heaven). But when anthropos ate the tree’s fruit as the tempter gave it—in jealousy—then the sight of God’s glory and our humility filled men and women with envy (just as Dante describes souls in hell). Through time, sin’s cataracts have obscured anthropos’ liturgical vision. Because of our fallen state, we no longer see the world as material sacrifice for the glory of God, or as sacramental means for communion with God. Man and woman no longer fulfill their vocation as homo adorans because they are plunged into a sea of forgetfulness.

[…]

In Schmemann’s words, “the ‘original’ sin is not primarily that man has ‘disobeyed’ God; the sin is that he ceased to be hungry for God and God alone. . . .” (Fagerberg, David, Theologia Prima, pp. 25-27)

Esta entrada fue publicada en Hermenéutica bíblica, Migajas teológicas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una “preguntita” de Daniel

  1. HEDOIKO dijo:

    Mi ocupacion profesional me pone en contacto cotidiano con poblaciones marginales que conforman el «Cuarto Mundo » o, mejor dicho, los pobres de paises industrializados. En mi sector, los gitanos, sedentarizados a la fuerza hace mas o menos un siglo, constituyen una de esas poblaciones que cohabitan con otros descartados a la francesa, es decir, gentes que en su mayoria llegan a reunir un minimo para vivir gracias a los subsidios del Estado, pero de quienes las clases medias y altas, con la conciencia tranquila de financiar los dichos subsidios con sus impuestos, no quieren saber absolutamente nada de ellos, no quedandole mas remedio a estos ultimos que concentrarse en verdaderos ghettos en donde se atestan al mismo tiempo todo tipo de dramas humanos (violencia domestica, incesto, paidofilia, drogas, alcohol, psicotropicos…). Mis gitanos ya no viven desplazandose de pueblo en pueblo, de region en region o de pais en pais como sus antepasados. Su nomadismo genetico se exterioriza cambiando a porfia de domicilio en su propio barrio y, curiosos propietarios de automoviles ultimo modelo, pasandose una gran parte del dia dando vueltas y vueltas dentro de su « territorio », una parte del centro historico de la ciudad que se encuentra situado en las faldas de una colina de cuya cima domina una hermosa iglesia romanica en donde se siguen celebrando misas.

    Mis gitanos son cristianos practicantes. Unos son pentecostales . Otros testigos de Jehova. No hay ningun catolico. Que yo sepa, no existe la minima estrategia de penetracion ideologica catolica en el medio gitano. El cura de la iglesia, vestido con su impecable sotana negra y coronado con su gorro parroco, cuando se topa con ellos por la calle apenas los saluda de compromiso con una sonrisa plastica de circunstacia. No le resulta nada facil ternerlos como vecinos, y no solamente por razones doctrinales. El pobre ya esta harto que la plazuela frente al porton principal de su iglesia se convierta cada noche en teatro de broncas de ajuste de cuentas de toda indole entre bandas rivales de jovenes gitanos degenerando en destrozos materiales, como incendios de motos o automoviles. El caso es que los gitanos han asimilado y acomodado a su manera las conceptos y ensenanzas biblicas. En lo que respecta a la soteriologica redencion, por ejemplo, se han tomado muy en serio que la sangre de Cristo haya lavado todos sus pecados : pasados, presentes y futuros. Y por ese lado estan tranquilos en esta vida y lo estaran en la otra. Con una sorprendente pero no menos encantadora desfachatez a lo Lazarillo de Tormes, los hombres, cuando no purgan penas de prision, se dedican a realizar todo tipo de trafico o de actividad delictiva.

    Las mujeres, como dignas herederas de la Eva paulina, se dedican a quedar embarazadas lo mas seguido posible desde la post-adolescencia hasta que el cuerpo no les de mas, aceptando resignadas quedarse en un segundo plan, pero contentas de saber que cada hijo traera bajo el brazo -y hasta su mayoria de edad- subsidios y otras ventajas que su condicion de madres solteras les proporcionara. La costumbre de matrimonios arreglados prevalece. Son matrimonios a la gitana. Las familias casan a sus jovenes recien salidos de la pubertad sin importarles mucho los peligros de la consanguineidad. Despues de todo, un hijo tarado representa subsidios suplementarios. Ademas, la toma a cargo de ese tipo de minusvalia es gratuita por parte del Estado. Ningun matrimonio se concretiza civilmente. Y, como los matrimonios gitanos tambien sucumben al mal del siglo, las parejas se desintegran tan rapidamente como los ex-conyuges rehacen sus vidas cada uno por su lado, pero bajo el practico sistema del concubinato en adelante. Oficialmente, hay nucleos monoparentales en que cada uno de los hijos (un promedio de 4 a 5 hijos por nucleo) es de padre diferente. Asi van avanzando en la vida mis gitanos, con un increible sentimiento de impunidad manifiesto, agradeciendo, alabando y glorificando a Dios cada dos por tres con los brazos extendidos al cielo.

    La realidad de mis gitanos es un magnifico contexto que me sirve de soporte para comentar la preguntita de Daniel, de ahi que la descripcion de dicho contexto me haya tomado tres nutridos parrafos, por lo cual me disculpo de antemano esperando que por lo menos mi relato haya sido ameno. Mi intencion esta motivada, no obstante, por mi preocupacion de mantener siempre un vinculo coherente entre lo que vivo y lo que pienso. En este caso: describir inteligiblemente una situacion bastante kafkiano-fellinesca que forma parte de mi universo, a partir de la cual pueda yo medir el alcance y la trascendencia del problema que plantea a los teoricos de la religion una corta interrogacion puramente racional a la que, a primera vista, en terminos teologicos no se puede responder simple y directamente sin, ademas, la garantia de que se llegue a elaborar una respuesta convincente al fin y al cabo. Un poco en el estilo de la preguntita de Daniel, los dilematicos paradojas como « el huevo o la gallina ? » toman proporciones alucinantes en cuanto dan lugar a consideraciones metafisicas. No excluyo en absoluto que puedan existir elementos de la realidad que la investigacion cientifica no pueda explicar y que merecen un explicacion metafisica aunque sea para calmar nuestra sana curiosidad. Sin embargo, por ejemplo, para un gitano promedio, es decir, analfabeto e incapaz de alinear tres frases en torno a un simple tema escolar, el problema no esta en explicar cual de los dos –huevo o gallina- fue primero. Como creyente que es y, condicionado por su religion, y sin nisiquiera sospechar que es un defensor del Creacionismo, estara convencido de que Dios creo a todos animales ya adultos. Pero, al mismo tiempo, sin tener idea de lo que es entrar en debates metafisicos ni teologicos, percibira naturalmente el caracter inutil del diadelo.

    Inspirados por la deidad o no, los inventores del Judaismo y, mas adelante, los del Cristianismo, no fueron hombres comunes y corrientes. Pertenecieron todos a elites que fueron plasmando en los diferentes escritos una vision de mundo que les parecia la correcta, sostenidos por poderes politicos que, para afirmarse aun mas, buscaban una justificacion divina . Creando sus propios mitos fundadores legitimadores, en el Judaismo las escrituras fueron reafirmando la existencia tangible de una nacion que se autositua muy por encima de las demas, relativamente abierta hasta la apiricion del rabinismo. En el Cristianismo, la nacion hebrea se convierte en ente espiritual y desde siempre y por siempre universalista. A ambas religiones les tomo mucho tiempo compilar los documentos corregidos y vueltos a corregir al pasar de mano en mano y de generacion en generacion. Muy particularmente en el Cristianismo, los diferentes concilios terminaban arbitrando debates en que se oponian conceptos e interpretaciones que iban proponiendo unas y otras escuelas de pensamiento. A las que no encajaban en la concepcion dominante se las tildaba de hereticas, manipuladas por una supuesta fuerza maligna que buscaba contrariar lo bien fundado de la empresa supuestamente inspirada por la deidad. Llego un momento en que, para zanjar los litigios durablemente, se tuvo que sacar a la luz un espeso tocho federador de unas mil quinientas a dos mil paginas (segun las versiones que corresponden a momentos de alta lucha entre cristianos) en que se explica el alfa y omega de todo : la aparicion de la vida sobre la Tierra y el sentido de la misma, y, sobre todo, se indica la manera en que el hombre tendria que vivir y pensar para encontrar su verdadero lugar en el cosmos y conseguir de esa manera entrar en perfecta armonia con su creador. Lo curioso es que por mas vulgarizada y difundida que sea la Biblia en la actualidad, para entenderla bien es preciso, no obstante, saber leer y poseer un minimo de conocimientos teologicos, folosoficos, hermeneuticos, etc. Sigue siendo, pues, una cuestion de elites. De lo contrario, como mis gitanos, uno tiene que conformarse con lo que le dicen que dice, jalando con picaro ingenio la colcha para su lado, como en lo que toca el concepto de la redencion.

    No tengo la menor idea de quien es Daniel ni de su trayectoria academica. Tampoco tengo indicios sobre su extraccion ni posicion de clase (el enfoque marxista puede resultar util). Si fuera o no alguien familiarizado con el objeto religioso judeocristiano, de todos modos su preguntita le hubiera valido la hoguera en otros tiempos. Si no es el caso hoy es en gran parte gracias a la secularizacion de las sociedades. La Iglesia ha perdido ese peso politico que le permitia cristalizar comoda e impunemente todos sus fantasmas. Enhorabuena. La interrogacion de Daniel convertida en aseveracion traeria abajo la doctrina del pecado original. Es mas, la curiosidad de Daniel revela que, contrariamente a lo que puede decir Donald Wuerl, cardinal y arzobispo de Washington, en el marco del reciente Sinodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelizacion, a proposito de la gran responsabilidad de la secularizacion en el desmoramiento de las estructuras que son el reflejo de la huella cristiana de la compresion de la vida, ya seria hora que el Catolicismo se de cuenta de que el mundo ha cambiado y que la vida puede ser comprendida – y, sobre todo, vivida plenamente- sin esquemas teoricos autoritarios, jerarquicos y culpabilizadores que traducen todas las variantes de la relacion amo-esclavo. Por que no proponer un Cristo que ama, razona y se cuestiona sin temor ni limites puesto que en esa actividad a la vez afectiva e intelectual se reflejaria la esencia de un dios en movimiento que crea movimiento . Un Cristo que viene a salvar de la ignorancia y del oscurantismo. Un Cristo que les permitiria a mis gitanos reflexionar sobre su condicion de asistidos para liberarse de la alienadora dinamica del circulo vicioso.

    La preguntita de Daniel podria acarrear la reescritura de la Biblia a partir de un Genisis que integre sin complejo la teoria de la evolucion y que presente a un Adan y Eva en perfecta simbiosis profano-sagrada con Jehova. Eso le reservaria un rol muchisimo menos dramatico a Cristo, quien, por ejemplo, vendria al mundo a dar nuevas pistas para complementar el mensaje de amor y de ciencia. Por el momento, a ojos mios, la Biblia es como esos gruesos catalogos de venta por correspondencia europeos que presentan todo tipo de productos adecuados para tal o cual estacion del ano. En ese sentido, es, pues, un catalogo concebido para toda la vida. Pero, al cabo de muchos siglos, curiosamente, la vida ha cambiado. Si bien es cierto, innegable e inmutable que nacemos para morir, las condiciones en las que llegamos y nos vamos han cambiado, como tambien han venido evolucionando la manera como invertimos el tiempo que nos es dado para existir y la reflexion que puede inspirarnos nuestra estadia terrestre a traves de todos los acontecimientos en que participamos activa o pasivamente. La actual Biblia, valga la redundancia, necesita ser actualizada. Una actualizacion ambiciosa que vaya mas alla de la parafrasis. La gente ya no puede encontrar en ella todas las respuestas como en los tiempos en que la fe religiosa era todo un signo identitario y se intentaba vivir segun los preceptos . La Biblia es victima de su vocacion totalizadora en su obstinado afan de explicar una sola y unica verdad, y a partir de ese postulado querer regular el comportamiento social y espiritual de los creyentes. El Cristo a quien, en definitiva, lo hiceron nacer en un pesebre para subrayar la importancia de su compromiso con los menesterosos, no fue un pobre como los demas. Fuera de su naturaleza divina, que yo sepa, nunca se menciono lo que sus padres hicieron con los finos y ricos relagos que le trajeron los magos. Como me lo dijo sin remordimientos uno de mis gitanos ancianos de la generacion que crecio sin el Estado del Bienestar : « Vine al mundo mas pobre que Jesus. Mi madre me pario al pie de un olivo. Luego tuve que aprender la magia de hacerme buenos regalos ».

  2. Raúl Zegarra dijo:

    Es interesante lo que dices, sobre todo aquello en relación a la secularización. Con el tiempo, la lectura y la experiencia, si bien sigo manteniendo una posición similar a la que defiendes, empiezo a pensar también que ciertas estructuras y cierta claridad son muy importantes para la gente, sobre todo par al agente sencilla. A veces nuestras formas algo sofisticadas de comprender fenómenos culturales como la secularización terminan siendo desconsideradas respecto de la fe de la gente ordinaria, no lo sé. Son temas que ando pensando cada vez: hay una fina dialéctica entre el gesto honesto de asumir la radicalidad de las nuevas formas de pensamiento y ponerlas en diálogo con la tradición, pero a la vez la tradición y su permanencia ayudan mucho a que la gente mantenga viva su fe y su esperanza. Puedo explicarme más en otro momento, pero creo que más o menos logro esbozar mi punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s