La comunidad LGTB y la Iglesia Católica: una homilía del Obispo Thomas Gumbleton

122115_1786_400x334

Me disculpo, como toca siempre en las épocas de exámenes y trabajos finales, por escribir después de casi un mes. Es complicado poder mantener el blog activo y sobrevivir en un océano de ensayos y monografías finales. A veces pienso que debería colgar mis trabajos aquí, como lo he hecho algunas veces, pero siempre dudo por el idioma…en fin, es una pregunta abierta y acepto sugerencias.

Aún me queda un paper más que escribir, pero quería compartir algo que acabo de leer y que me parece muy interesante. Se trata de una homilía de Monseñor Gumbleton sobre la posibilidad de cambios en la Iglesia. Como verán, el texto inicia y termina hablando sobre la comunidad LGTB, pero en realidad va a un tema mucho más nuclear, a saber, cómo es que la Iglesia puede lidiar con el peso de ciertas concepciones tradicionales de las cosas. Muchas de esas, son tradiciones noblemente fundadas, pero que ya no aplican más; otras, más bien, no tienen fundamentos sólidos y su cambio es mucho más urgente. Este es el caso, a mi juicio, del prejuicio con las comunidades gay y lésbica, entre otras. Les pido que lean el texto con atención, pues sin ser revolucionario en lo más mínimo, señala un camino a seguir que puedo cambiar muchísimas cosas.

De otro lado, esto me da un breve espacio para comentar que uno de mis proyectos de verano (mayo-julio) consiste en estudiar el problema de la relación entre la Iglesia y la comunidad LGTB. Lo haré apelando a dos libros recientes y muy importantes sobre el tema: The Sexual Person (2008) y A Question of Truth (2003). El punto aquí es delicado y ningún trabajo serio puede simplemente decir “la Iglesia está equivocada” (aunque probablemente lo está!): hay que tomarse el trabajo de ir a la Escritura y a la tradición teológica católica para ver si la actual posición de la Iglesia tiene sentido o no. A eso quiero dedicarme al menos por unas semanas inicialmente. Veremos qué pasa, colgaré los avances.

Este es el link de la homilía: http://ncronline.org/node/51651

Disfruten!!!

 

Esta entrada fue publicada en El presente: nuestro lugar teológico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La comunidad LGTB y la Iglesia Católica: una homilía del Obispo Thomas Gumbleton

  1. HEDOIKO dijo:

    Muy amena la homilia del obispo Gumbleton. Mas concretamente, en Francia, por ejemplo, a los opositores abiertamente catolicos del matrimonio gay el Espiritu Santo parece exhortarlos a resistir a la aceptacion de los homosexuales como ciudadanos con todas las de la ley. Por supuesto, como buenos cristianos, con la mano en el pecho, afirman sentir mucha compasion y respetar su modo de vida transgresor, pero « ni hablar » de permitirles el acceso al matrimonio y menos aun a la adopcion. Cabe resaltar que se trata unicamente de matrimonio y adopcion civiles, no obstante, esos creyentes, en nombre de su fe, se sienten autorizados a defender con unas y con dientes la civilizacion judeocristiana. Dada la virulencia y la vehemencia de algunas de estas ovejas, no es dificil entender hoy como se pudo llegar a matar en nombre de Dios en otros tiempos. Fuera de las infiltraciones de grupusculos tradicionalistas belicosos y homofobos en las multitudinarias manifestaciones –o, mejor dicho « procesiones »-, es sorprendente observar la agresividad edulcorada pero no menos suficiente y condescendiente de catolicos que demuestran muy poca voluntad y, sobre todo, muy poco amor, en la comprension y en la aceptacion de la diferencia. La ley acaba de ser validada integralmente por el Consejo Constitucional. Dentro de algunos dias se empezaran a celebrar los primeros matrimonios gay. Del mismo modo, el proximo domingo, Dia de la Madre en Francia, los opositores saldran de nuevo masivamente a las calles. Tienen planeado formar cortejos que saliendo de los cuatro puntos cardinales de la ciudad iran avanzando por las grandes arterias para llegar a formar asi una cruz humana gigantesca en el centro de Paris. El peso simbolico de la manifestacion no puede pasar desapercibido. Es mas, aparte de las veladas de oracion publicas y demas acciones espectaculares a las cuales nos han venido acostumbrando en estos ultimos meses, estan resueltos a seguir resistiendo pacificamente « a lo Ghandi ». Curiosa referencia para quienes Jesucristo es el unico nombre dado a los hombres en que podamos ser salvos. Con la bendicion de la Iglesia, claro esta, la que « comprende » la exasperacion de sus fieles.

    Contrariamente al obispo Gumbleton, en vez de « sometimes », me parece que desde el mundo es mundo « always » sobran motivos para invocar si no al Espiritu Santo por lo menos a la modesta inteligencia humana para resolver todo tipo de conflictos entre los seres humanos. El paralelismo entre los temas que alborotaban a la comunidad cristiana hace 1900 anos y los que la perturban hoy en dia no solo coloca un considerable parentesis en que se pueden aglutinar cientos de otros temas en los que la supuesta invocacion al Espiritu Santo dejo como saldo muerte y desolacion, sino que pone de manifiesto la obsesion de la Iglesia en torno al tema del sexo con todas sus declinaciones. Los tres temas articuladores son : homosexualidad, circuncision y ordenacion de mujeres. Obsesion que me parece tanto mas absurda cuanto que, si comprendi bien el mensaje cristiano, la salvacion es ante todo una experiencia eminentemente espiritual. Con la conversion empieza un trabajo de perfeccionamiento espiritual. Obviamente, siguiendo la tradicion juvenalina, « mens sana in corpore sano » (aunque la visible sobrecarga ponderal de muchos eclesiaticos denuncie mucha hipocresia de su parte) , pero, finalmente, el cuerpo, el « sôma » teorizado por Pablo de Tarso, es victima de la temporalidad. Lo eterno es el alma. Entonces, por que darle al cuerpo, al soporte del alma – y, por ende, al sexo, que tan solo es una de sus tantas funciones- mas importancia de la que debe tener ?

    Mas que una amenaza para la perpetuacion de la especie (en otros tiempos muchisimo menos permisivos, la mayoria de homosexuales se tuvo que resignar con un destino heterosexual casandose y procreando como buenos heterosexuales. Hoy en dia, las nuevas generaciones de homosexuales quieren procrear – y no necesariamente adoptar- y fundar familias tipicamente homoparentales), la homosexualidad representa, por encima de todo, un peligro para el patriarcado. La homosexualidad masculina pone en tela de juicio la difinicion tradicional de la virilidad. La homosexualidad femenina, por su parte, pervierte la percepcion del orden patriarcal. No es acaso frecuente en el vulgo la curiosidad de saber quien desempena el papel de mujer en una pareja homosexual masculina y a quien le toca el rol de hombre en una pareja homosexual femenina, como para saber cual de la(o)s dos comapanera(o)s se atreve a transgredir el orden « natural » ? En otras palabras, en ambos casos, se trata de una percepcion de la homosexualidad con respecto a un modelo unico dominante : la masculinidad. Y las religiones monoteistas no son nada inocentes en proponer dicho modelo. En el Cristianismo, las tres manifestaciones de la deidad son masculinas : Padre, Hijo y Espiritu Santo. Si bien es cierto que la capacidad de guerrear le otorgo al hombre primitivo cierta superioridad frente a la mujer (lo cual no pretexta necesariamente una razon para someterla), muchas civilizaciones cuentan poderosas e importantes deidades femeninas. En el Catolicismo hay que esperar la bula « Ineffabilis Deus » de 1854 para conferirle a Maria, la madre de Jesus, ciertos rasgos divinos y, de ese modo, que, en el campo de la representacion, una persona de genero femenino pueda encarnar tambien lo sagrado . Me pregunto si el Espiritu Santo estara dispuesto a volver a definir generos y roles en una institucion tan patriarcal como la Iglesia.

    El tema de la circuncision concierne, por cierto, el epicentro simbolico de la virilidad masculina. En un contexto de competencia y de rivalidad – tal vez sea menester recordar que en aquel entonces el Judaismo era proselitista- la religion que propone menos constrenimientos y mas flexibilidad ritual tiene mas posibilidades de recrutar. Por otro lado, nos encontramos en pleno apogeo de una cultura grecoromana que considera la circuncision como una mutilacion, lo que equivale en cierta medida a una disminucion de la virilidad. Aunque Jesus, como buen judio, haya sido circuncidado, es mucho mas atractivo para los gentiles no tener que someterse a esa mutilacion ademas de poder conservar, entre otras cosas, sus habitos alimenticios tradicionales. En efecto, no hay nada mas razonable que poner enfasis en una nueva alianza sobre todo espirtual que le deja respirar un poco mejor al cuerpo, ademas, por supuesto, de la necesidad de distanciarse del Judaismo. Pablo era una gran estratega visionario. A diferencia de Pedro, modesto pescador, quien de seguro vivia la nueva fe muy simplemente, Pablo, hijo de fariseo, no solomamente domina al dedillo la ley hebraica sino que tambien esta impregnado de cultura helenica encima de ser un espiritu modelado con la masa de la retorica grecoromana. Como si esto fuera poco, Pablo tambien es ciudadano romano. Esta demas decir que, intelectualmente, la batalla de argumentos teologicos y filosoficos entre estos dos primeros cristianos en torno a la circuncision es como el cantaro que golpea a la piedra. No se en que medida el Espiritu Santo inspira mejor a uno o al otro. Lo que parece es que, dadas las circunstancias de ese preciso momento historico, sale imponiendose una concepcion mas ambiciosa por lo universal. Con Pablo el Cristianismo deja de ser un debate puramente judeojudaico.

    El asunto de la ordenacion de mujeres en la Iglesia Catolica refleja otro aspecto de la dominacion patriarcal. Me parece el colmo de desconsideracion de las mujeres el tener que recurrir a ellas por falta de vocaciones masculinas. Si desde un principio los unicos criterios de solidez de la fe y de competencia se hubieran tomado en cuenta , en dos mil anos de historia, el Cristianismo no solo hubiera contado con cientos de miles de destacadas sacerdotizas y eclesiaticas sino que al lado de los hombres –y no muy por debajo de ellos- hubiera habido un reservorio inagotable de candidaturas. Pero los patriarcas biblicos (que los cristianos no desmitieron posteriormente) se encargaron de cerrar con cerrojo el sistema. Por mas invocado que sea el Espiritu Santo por las diferentes parroquias del mundo ante los distintos problemas y disensiones, como lo sugiere muy optimistamente –pero acaso bastante angelicalmente- el obispo Gumbleton, dudo que se opere un cambio radical y revolucionario sin una redifinicion del Cristianismo e incluso una reescritura de la Biblia. Los pollos no tienen dientes pero, segun dicen, la fe puede desplazar montanas. En cualquier caso, el protestantismo evangelico ha demostrado el pandemonio suscitado por la libre invocacion al Espiritu Santo. Por un lado, cada una de las multiples denominaciones ha escuchado e interpretado la voz del Espiritu Santo a su manera, de ahi que, aun siendo reconocido Jesucristo como Salvador del Mundo en todas y cada una de ellas, una y otras no viven el Evangelio de la misma manera. Por otro lado, el desarrollo de la idea de « Jesucristo Dios Personal » incita a que de vez en cuando surgan iluminados convencidos de ser interlocutores privilegiados del Espiritu Santo. Por ultimo, ademas de compartir la misma conviccion en cuanto a Jesucristo, al cabo de un sinnumero de invocaciones, curiosamente, los arteroescleroticos principios patrialcales siguen vigentes con todas sus contradicciones generando desde siempre las mismas injusticias hacia las mujeres y hacia los homosexuales. Para observar una forma de espiritualidad mas abierta hay que asistir a las contadas comunidades religiosas progresistas o resueltamente homosexuales. En un contexto de rivalidad, una parte del Catolicismo esta adoptando casi los mismos reflejos de los protestantes evangelicos para retener a sus fieles y, por lo tanto, parroquias catolicas homosexuales salpican el panorama desde hace algun tiempo.

    Mientras tanto, desde mi punto de vista, el balance de las invocaciones al Espiritu Santo deja mucho que desear, por no decir que es desastrozo, si consideramos que los cristianos cuentan con ese increible poder que les muestra la buena senda que seguir. Por el momento, observo que en mi pais, la gran mayoria de catolicos, luego de haber perdido, como ciudadanos, la batalla parlamentaria, como fervientes creyentes, siguen rezando para que un historico proyecto de integracion ciudadana no llegue a concretarse porque, segun dicen, los milagros existen y que Dios no puede permitir que se transgreda el orden natural de las cosas. Los cristianos evangelicos ven en el matrimonio gay un signo mas de la proxima segunda venida de Cristo ya que, segun ellos, con el reconocimiento de la union de dos personas del mismo sexo que esta ganando poco a poco los paises, el mundo esta rebasando los limites de la perdicion. Toda esa gente invoca al Espiritu Santo. En que son diferentes de los primeros cristianos ? Cuantos judios convertidos al Cristianismo como Pedro veian en la supresion de la circunscion la trangresion de una ley bien inculcada en lo mas profundo de sus corazones ? Sin ser cristiano me atrevo a afirmar que predicar el evangelio no es como regalar « care bears » !

  2. Raúl Zegarra dijo:

    Buenos comentarios, como de costumbre, Hedoiko. Es interesante cómo la oración puede ser utilizada para fines perversos…pero, claro, esa no es cosa nueva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s